El principal índice de acciones de Nigeria, la mayor economía de África, ha subido un 12 por ciento este año en términos de dólares, la mayor alza entre las 96 principales bolsas analizadas por la agencia Bloomberg, lo que la ha impulsado a su nivel más alto desde 2008. El avance probablemente se mantendrá gracias al aumento de los precios del petróleo, principal exportación de Nigeria, y a medida que los inversores intentan incrementar sus tenencias de lo que queda entre las acciones más baratas de África, según la unidad de gestión de activos del fondo sudafricano FirstRand Ltd.

"Para los inversores que desean una mayor exposición a los consumidores en África, y en Nigeria en particular, las perspectivas son buenas", dijo Paul Clark, administrador de fondos en Johannesburgo en Ashburton Investments, que posee acciones nigerianas. Los inversores extranjeros han sido cruciales para impulsar el mercado. El ETF Global X MSCI Nigeria, en Nueva York, atrajo un ingreso neto semanal récord la semana pasada. Eso ayudó a aumentar la capitalización de mercado del fondo cotizado a casi u$s90 millones, el doble del nivel en mayo del año pasado.

Según el fondo Allan Gray, con sede en Ciudad del Cabo, incluso, hay más potencial alcista. Mientras los inversores extranjeros adoptaron un enfoque negativo hacia Nigeria después de la caída del petróleo de 2014 y la posterior recesión, la economía repuntó el año pasado y el Fondo Monetario Internacional pronostica que el crecimiento se acelerará al 2,1 por ciento en 2019.

"Para los inversores a largo plazo, las acciones nigerianas eran una ganga muy clara", dijo Nick Ndiritu, cogerente del fondo de renta variable africano de u$s389 millones de Allan Gray, que no incluye a Sudáfrica. "La confianza de los inversores se ha vuelto más optimista sobre Nigeria y una nueva calificación del mercado bursátil nigeriano ya está en marcha".

Aún así, hay algunas señales de alerta. La correlación a 120 días entre las acciones nigerianas y el crudo Brent ahora se encuentra en el nivel más alto en dos años. Si los precios del petróleo revierten su aumento del 45 por ciento desde junio, los activos nigerianos podrían recibir un golpe. Esa es una razón por la cual HSBC Holdings tiene una perspectiva negativa sobre las acciones. El banco del Reino Unido también dice que Nigeria tendrá que liberar aún más su moneda.