Tal como se preveía y frente a una soja que mantiene aún las retenciones, el productor prefirió volcarse al maíz cuya área de siembra crecerá 3,8% para la campaña 2017/2018.

Los datos fueron consignados en el último informe del Ministerio de Agroindustria que detalló que 8,8 millones de hectáreas fueron destinadas al cereal frente a los 8,4 millones de hace un año. Esto significa que se podrán superar los más de 49 millones de toneladas cosechadas en el ciclo pasado.

Si bien el maíz es un cultivo que se caracteriza por su alto costo, el productor se decidió por el cereal debido a que la soja mantiene aún retenciones del 30% y si bien habrá una quita de 0,5% por mes desde enero próximo, es más rentable hacer maíz, señalaron ruralistas del norte de Córdoba consultados por este diario.

De esta forma la cartera agropecuaria estimó una reducción en el área sojera del 6,7% al pasar de los 18 millones de hectáreas de 2016 a los actuales 16,8 millones. Se entiende que los 55 millones de toneladas pasarían a ser entre 53 a 51 millones de toneladas como especulan los análisis privados.

El trigo es otro de los cultivos que también retrocedió. Agroindustria estimó una baja del 6,8% para la siembra y una cosecha que quedaría en 18 millones de toneladas, es decir 400.000 hectáreas menos que el anterior periodo lo que marca una caída del 2,1 por ciento.