El precio del bitcoin superó hoy los 10.000 dólares, lo que marcó un nuevo récord en la cotización de la criptomoneda más popular del mundo, cuyo valor a comienzos de 2017 rondaba los 900 dólares.

Según cifras del sistema de monitoreo de divisas digitales Coin Market Cap, la divisa alcanzó los 10.113 dólares, aunque luego descendió levemente y se ubicaba en los 10.019 dólares, con una suba del 3,21% en las últimas 24 horas.

También aumentó su nivel de capitalización, que alcanzó los 168.963 millones de dólares y luego descendió hasta los 167.329 millones, una cifra muy superior a la de 15.445 millones que registraba en enero último.

La creciente popularización de la criptomoneda es una de las causas que analistas encuentran para explicar el aumento en la demanda de bitcoins (y por ende, del precio), así como la expectativa que genera el hecho de que cada vez sean más los bancos que y organismos que se suman al sistema.

La presencia en los medios (hoy, por ejemplo, el creciemiento del bitcoin ocupó casi toda la portada del diario Financial Times) y el boca a boca aumentaron la cantidad de personas que deciden invertir. 

Por ejemlo Coinbase, una de las plataformas más utilizadas para comprar u vender bitcoins, vio aumentar en 300.000 personas su base de usuarios desde el 22 de noviembre, y pasó de tener 10,6 millones de usuarios hace dos meses a 13,3 este lunes.

Asimismo, después de que la Bolsa Mercantil de Chicago (CME) anunciara que comenzara a operar los futuros de bitcoin, crecen las versiones sobre que instituciones como el Banco Suizo o el JP Morgan se van sumando al sistema.

La semana pasada, la agencia financiera Bloomberg informó que el JP Morgan Chase &Co evalúa por estos días ayudar a sus clientes a invertir en bitcoins a través de los contratos a futuro que lanzará el grupo CME a finales de 2017.

En esa evaluación, el banco más grande de los Estados Unidos sopesa en concreto los riesgos potenciales de facilitar los intercambios en esta criptodivisa a sus empleados, según una fuente interna citada de forma anónima por la agencia.

El del valor del bitcoin está obligando a los bancos de Wall Street a equilibrar el interés de los clientes en especular sobre la criptomoneda con el escepticismo de los ejecutivos sobre su futuro. El consejero delegado de JPMorgan, Jamie Dimon, ha sido uno de los detractores más prominentes de Bitcoin, calificando esto como un fraude y ridiculizando a los compradores como “estúpidos”, pero su jefe de finanzas, Marianne Lake, ha marcado un tono más mesurado. La firma está “abierta” a los posibles usos de las monedas digitales, siempre y cuando estén debidamente reguladas, dijo el mes pasado.