La crisis política que vive el Gobierno se encarnó en una nueva guerra por la nafta que la causaría a la petrolera estatal YPF, líder del mercado, una pérdida de hasta US$1.200 millones y mayor a los US$600 millones a las otras empresas. Los entretelones de una disputa que podría costarle la compañía a un "mago", deja al borde de la renuncia a un funcionario amigo del presidente y lleva a la rebelión contra el gobierno que terminaría por vaciar muchos surtidores en el país.

La resolución que saldrá esta mañana y que congela el precio de los combustibles por tres meses- en el sector ya la denominan "morenismo light"- golpeará a todas las empresas de hidrocaburos del sector, pero en especial a quienes extraen el petróleo. La medida, que en principio freezaría el precio en los surtidores en base al barril Brent a u$s59 y el dólar a $45,19 -valores del viernes 9 de agosto pasado-, dinamitaría los balances de las petroleras. La resolución supone que el precio del litro de nafta súper de YPF quedará establecido en $43,81 en CABA hasta el 15 de noviembre próximo; tal como las diseñaba Juan Jose Aranguren, se puede "levantar" antes o extender cumplidos los tres meses.

La disputa entre el gobierno y las petroleras, que tomó forma de "apriete" cuando desde el Estado amenazaron con aplicarles la Ley de Abastecimiento a las compañías, tiene varias batallas que la precedieron, entre ellas, la de Gastón Remy, el CEO que encabeza las operaciones en el país de Vista Oil y que era el nexo con la administración de Mauricio Macri, y el presidente de la compañía, el ex titular de YPF el "mago" Miguel Galuccio. Remy habría pedido que el costo del congelamiento lo paguen las refinadoras y no las petroleras. El "no" de la Casa Rosada no solo determinó el enojo entre Remy y Galuccio, sino un golpe de KO para Vista.

El enojo es tal que el poderoso Paolo Rocca, titular del gigante Techint, también se metió a reclamar por lo afectado que quedará Tecpetrol en su producción de gas. Y es que todas las petroleras, incluidas Raizen y Axion, que ya tenían pérdidas de hasta un 5% en los últimos meses por el atraso de los precios y el aumento de los impuestos ambientales y el biodiesel, registran un rojo del 30% con la devaluación del peso.

Capítulo aparte merecen los roces con YPF, que alertó a Lopetegui y Dujovne de los efectos negativos del congelamiento: una demanda judicial de los accionistas privados del 49% de la compañía por no defender sus intereses. Judicialización que en el medio de la demanda en EE.UU. por la expropiación de las acciones de Petersen, hoy en poder del fondo Burford, podria congelar aún mas al mercado petrolero, que cada vez se muestra mas gélido con Mauricio Macri y su circulo rojo.

Más notas de

Ernesto Hadida

Coronavirus: gobernadores, más preocupados por los Repro que por los respiradores

El Presidente es quién decide a dónde van los equipos médicos

Las tres fases ideológicas del coronavirus

Buscan hacer pensar que “todos tiramos para el mismo lado"

El Gobierno limita la importación de combustible y cita a las petroleras

El Gobierno limita la importación de combustible y cita a las petroleras

Un tiro por elevación dirigido a las empresas "amigas" del modelo macrista

Nicolás Caputo, apuntado por la privatización de Brigadier López

Exportar por Paraguay, refugiarse en Uruguay, usar en Argentina y extrañar a Panamá

Galperin, un mimado por el macrismo en la mira de la Justicia

Los problemas del mayor aportante a la campaña de Cambiemos

Vicentin fue la empresa que más aportó por la reelección de Macri

Empresas reciben con barbijo a ex funcionarios con coronavirus político

Merkel, interesada en represa

Bancos privados evaden al Gobierno y mantienen tasas impagables

Las pymes deben enfrentar costosos financiamientos

La Argentina de Macri y la de Alberto: del "rompan el canuto" al "frenemos la inercia"

La Argentina de Macri y la de Alberto: del "rompan el canuto" al "frenemos la inercia"

La estadística económica de Bolsonaro, floja de papeles

Las cifras del socio del Mercosur son discutidas por muchos