A días de las elecciones, el consumo masivo en shoppings y supermercados registró su primer crecimiento desde que inició la gestión de Mauricio Macri. De acuerdo al Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec), las ventas en este segmento avanzaron 1,2% en agosto en relación al mismo mes del año pasado.

A valores corrientes las ventas en shoppings subieron 16,3% en términos interanuales

Desde que el Indec volvió a publicar la medición a precios constantes en abril, habían arrojado en todos los casos números negativos, por lo cual podría insinuar un cambio de tendencia.

En tanto, a valores corrientes las ventas en shoppings subieron 16,3% en términos interanuales, mientras que en supermercados la suba fue del 22,6%.

Según los datos ofi ciales, los rubros que más subieron en los centros de compra fueron “Amoblamientos, decoración y textiles para el hogar” y “Patio de comidas, alimentos y kioscos”, ambos con 29,6%, Librería y papelería con un 24,8%, Diversión y esparcimiento, 16,9%, e Indumentaria, calzado y marroquinería, 16,6%.

En el cálculo por jurisdicción, el desempeño fue superior en Capital Federal ya que allí el alza fue del 21,1% contra el 12,3% de los 24 partidos del gran Buenos Aires.

Por su parte, la facturación en los supermercados tuvo su mayor crecimiento en los rubros de Electrónicos y artículos para el hogar, con 26%, Panadería con un 25%, Carnes e Indumentaria, calzado y textiles para el hogar, con un 24,5% cada un, y Almacén con un 24,4%.

Las provincias en donde más creció el consumo en los súper fue en los 24 partidos del conurbano (25,3%) y el interior bonaerense (28,7%), seguidas de Salta (23,6%), Córdoba (23,5%) y Mendoza (23,3%).

Damián Di Pace, director de Focus Market, recordó que las ventas en shoppings e hipermercados llevaban 18 meses seguidos de caídas, por lo que el dato de agosto muestra un cambio de tendencia.

Di Pace estimó que en septiembre el consumo masivo avanzó un tibio 0,4%, lo cual confi rmaría que la variable comenzó a despegar, aunque aclaró que “hay que ver cómo sigue la película, para ver si se está transfi riendo el consumo de un segmento a otro”.

Es que en el acumulado del año, el consumo en hipermercados sigue a la baja, y los express, de cercanía y discount también, explicó el experto. En cambio, “el comercio tradicional y el mayorista están muy en alza”, comparó.

Con la recesión y la caída del poder adquisitivo del año pasado, las familias se volcaron a los mercados mayoristas y se desplomaron las ventas en shoppings y supermercados, fenómeno que continuó hasta agosto.

En ese sentido, en el repunte influyó no sólo la recuperación del poder adquisitivo, sino también el dinamismo que viene mostrando el crédito a las familias, particularmente los préstamos personales.