El recalentamiento de la tasa del bono estadounidense a 10 años (US10Y) y la expectativa por la decisión y el comunicado de la Reserva Federal (Fed) de hoy volvieron a golpear ayer a los activos argentinos, en línea con la trayectoria de los mercados financieros externos.

Los bonos en dólares respondieron nuevamente de forma sensible al movimiento del bono americano, que cerró en 2,73% y se mantiene en niveles máximos desde el primer trimestre de 2014. "La presión en los últimos días la estuvimos viendo en la parte media y larga, vinculada sobre todo a la expectativa de un aumento en las necesidades de financiamiento del Tesoro norteamericano, luego de la baja de impuestos que impulsó el presidente Donald Trump", explicó Martín Vauthier, director de EcoGo y profesor de la Maestría en Finanzas de UTDT.

Los bonos volvieron a responder de forma sensible al movimiento del bono americano

El mayor daño se lo llevaron los Discount en dólares bajo ley argentina (-1,37%) y neoyorquina (-1,24%), el Par legislación doméstica (-1,10%) y el llamado Centurión (AC17), con vencimiento a 2117, que cerró con una merma de 1,06 por ciento a 97,70 dólares (el 18 de enero había tocado 101,30 unidades).

Vauthier agregó otras dos causas que impulsan hacia arriba la US10Y: la expectativa de un mayor crecimiento nominal relacionado con esa baja de impuestos y comentarios de funcionarios chinos sobre que podrían reducir su demanda neta de bonos norteamericanos (su stock es actualmente de 1,3 trillones de dólares).

En cuanto a la reunión que hoy finaliza el Comité de Política Monetaria de la Fed (FOMC), el precio implícito en las opciones asigna un 95% de chances de que se mantenga la tasa, tras la subida de diciembre último. Pero para marzo la probabilidad de un leve endurecimiento de la política monetaria (0,25 punto porcentual) es de más de 70 por ciento. El mercado espera también con atención las pistas que pueda dar hoy la Fed sobre futuras decisiones e política monetaria.

El mercado espera hoy también con atención las pistas que pueda dar la Reserva Federal

Para Martin Saud, senior trader de Balanz Capital, además del alza de la tasa del bono estadounidense, la caída de los títulos públicos argentinos se explica "también por la baja de tasas que está haciendo el Banco Central y el desconcierto que genera la pelea contra la inflación".

Los bonos argentinos lograron una leve recuperación sobre el final de la rueda, un comportamiento que replicó el mercado accionario bajo presión por la caída de los indicadores bursátiles estadounidenses. "Por primera vez desde agosto, el índice del S&P en la Bolsa de Nueva York cerró más de 1% abajo. Eso afectó a los ADR argentinos y creo que en el mercado local muchos están aprovechando para tomar ganancias después del gran rally que tuvimos desde mediados de diciembre", completó Axel Cardin, del equipo de Research de Bull Market Brokers.

Precisamente, el panel de los papeles argentinos que cotizan en Wall Street se tiñó de rojo: Transportadora de Gas del Sur (-3,40%) , Despegar (-2,30%) e YPF (-1,90%) se ubicaron entre las mayores pérdidas, mientras Grupo Financiero Galicia (+2,70%) y Banco Macro (+0,10%) lograron escapar a las bajas.

El índice MERVAL cayó 1,57 por ciento a 34.241,26 puntos en la Bolsa porteña, donde acumula una pérdida de más de 900 unidades ó 2,60 por ciento desde el récord de 35.157,78 para un cierre del 25 de enero.