El crédito al sector privado creció 22% interanual (ajustado por inflación) en 2017 y ya representa el 14,3% del Producto Interno Bruto (PBI), el valor más alto en los últimos 16 años, según consignó el Banco Central en su Informe sobre Bancos distribuido ayer.

La autoridad monetaria puntualizó que a lo largo de 2017 los préstamos a las familias se incrementaron 22,6% en términos reales, alcanzando el máximo valor anual desde 2007. Se destacó el desempeño de los préstamos hipotecarios, con un crecimiento de 148% al ajustar por inflación. El Banco Central registró que en 2017 se incorporaron al sistema financiero local casi 58.500 nuevos deudores hipotecarios. Las líneas bajo el sistema de Unidad de Valor Adquisitivo (UVA) para la vivienda representaron más del 92% del monto total de crédito hipotecario otorgado a personas humanas.

El informe registró además que a lo largo de todo 2017 las ganancias acumuladas por el sistema financiero fueron equivalentes a 3% del activo -ROA- o 25,8% del patrimonio neto -ROE-, siendo estos registros los más bajos de los últimos cinco años. La disminución de los indicadores de rentabilidad anual estuvo liderada por un menor margen financiero y menores resultados por servicios, en un contexto en el que disminuyeron los gastos de administración del sistema.

El Banco Central amplió en el documento que la liquidez amplia del sistema financiero -considerando pases y tenencias de Lebac- se redujo 6,4 puntos porcentuales a lo largo de todo 2017, principalmente por el destacado desempeño del crédito a empresas y familias.