La expansión del crédito hipotecario seguirá alentando la demanda de inmuebles y se espera que la oferta reaccione tanto con unidades usadas como construyendo casas que se adapten a las necesidades de las familias, coinciden hoy distintos especialistas.

Tomás Seeber, director de la inmobiliaria RG Montes, estimó que la demanda "seguirá aumentando en forma sostenida, apoyada en la llegada de los créditos", al indicar que espera que "la oferta reaccione de la misma manera". Además se declaró “muy optimista respecto del mercado del usado".

A su vez, el desarrollador Alejandro Reyser, socio de Real Estate Developers (RED), pronosticó que "las ventas aumentarán". "Muchas inmobiliarias ya tienen el usado agotado y cuando eso ocurra en todo el mercado, explotará la venta de unidades en pozo", agregó.

"Los créditos vinieron para quedarse con el desafío aún por delante del Gobierno de terminar de controlar la inflación. Un mercado de créditos hipotecario a largo plazo es viable sólo con niveles de inflación moderada", sostuvo Reyser. Respecto de los valores de los inmuebles, los especialistas coinciden en que seguirán subiendo, especialmente "si se mantiene el escenario de demanda en alza y oferta estancada", como consideró Seeber.

"Si se profundiza la tendencia de que el mercado de alquiler se estanca porque los inquilinos se vuelven propietarios, quizás tengamos propietarios que vuelvan a volcar unidades a la venta" aventuró. En tanto, el escribano Ezequiel Cabuli opinó que "el desafío del Gobierno de ahora en adelante será controlar el mercado para que no se produzca una suba de precios que derive en una burbuja inmobiliaria". Seeber admitió que se necesita “más oferta inmobiliaria”, en vista de que hay “una tendencia a que la velocidad de rotación de alquileres se volvió mucho más lenta”.

En este sentido, señaló que “sobraban inquilinos y hoy, en su mayoría, se están volcando a intentar ser propietarios”, lo que “puede llevar a que propietarios decidan desprenderse de inmuebles aprovechando un buen escenario de venta".

El último informe del Instituto de Economía de la Fundación UADE sobre los precios de ofertas de departamentos en dólares señaló que hasta agosto último hubo aumentos del 9,9% interanual para los inmuebles nuevos y de 12,3% para los usados. El informe indica que el principal motor de la tendencia alcista de precios registrada durante este año es el resurgimiento de los créditos hipotecarios.

Por su parte, los analistas coinciden en que un nuevo ciclo se ha instalado revirtiendo el del período 2002-2015, caracterizado por un crecimiento de inquilinos en detrimento de los propietarios. ?Este hecho se corrobora con el elevadísimo porcentaje de búsquedas en los sitios inmobiliarios para alquiler en 2015 (aproximadamente 70%) en tanto que en la actualidad se inclinan a comprar”, afirmó el estudio.

"Este significativo cambio es básicamente el fruto de la puesta en marcha de los créditos hipotecarios que están registrando un crecimiento exponencial con expectativas de continuidad", añadió la UADE. El estudio indica que la razón de este comportamiento obedece a que el mercado inmobiliario afronta una fuerte demanda de viviendas diferida en el tiempo desde fines de los °90, mientras que el crédito, a través de la Unidad Valor Adquisitivo (UVA), ha llegado para dar respuesta al déficit habitacional.

"Los préstamos se están concentrando fuertemente en esta línea de financiación, dado que el solicitante con el mismo ingreso accede a un mayor monto y su destino es sobre todo la compra de vivienda (primera o reemplazo), a pesar que podría optar por la refacción o construcción”, especificó el informe.

En el informe se evaluó que el incentivo para la toma de un préstamo radica tanto en los plazos (entre 25 y 30 años) como en las tasas de interés en un contexto en el que la desaceleración en el ritmo de crecimiento de los precios hace que el panorama se torne más predecible, con menor incertidumbre y riesgo.

Según este estudio de la UADE, a esta oferta de créditos responden personas entre 25 y 40 años, con un monto promedio de $1,4 millones, siendo el tope aproximadamente $3 millones.