El precio del petróleo intermedio de Texas (WTI) subió ayer un 0,36 % y cerró en 63,80 dólares el barril, el nivel más alto en más de tres años.

En tanto, el barril de petróleo Brent para entrega en marzo cerró en el mercado de futuros de Londres en 69,26 dólares, un 0,08 % más que al término de la sesión anterior, tras haber superado durante la sesión la barrera de los 70 dólares por primera vez desde diciembre de 2014.

Al final de las operaciones a viva voz en la Bolsa Mercantil de Nueva York (Nymex), los contratos futuros del WTI para entrega en febrero, los de más próximo vencimiento, subieron 0,23 dólares con respecto al cierre anterior.

Se trata del precio más alto del barril desde el 9 de diciembre de 2014, cuando terminó en 63,82 dólares, aunque al día siguiente cedió un 4,51 %, en medio de una caída libre de los valores por un exceso de oferta en el mercado.

Según los analistas, el impulso de ayer sigue la tendencia de la víspera, después de que conociera que la semana pasada cayeron en 4,9 millones de barriles los inventarios de petróleo de Estados Unidos.