El rojo de la balanza energética cayó 23% en el primer bimestre del año, respecto del mismo período de 2017, debido un fuerte salto en las exportaciones, reportó hoy un informe privado. 

Las exportaciones de energía treparon a los 765 millones de dólares en el primer bimestre de 2018, al incrementarse un 78,2% respecto de igual período de 2017. 

La suba tuvo origen en los mayores ingresos provenientes de los carburantes, que registraron una mejora tanto en cantidades como de los precios medios de exportación, señaló un análisis sectorial de IES Consultores. 

Las importaciones totales de energía, en el primer bimestre de 2018, totalizaron 835 millones de dólares al crecer un 60,5% en comparación con el mismo período del año pasado. La fuerte suba se debe al incremento de las cantidades demandadas de carburantes y gas de petróleo y al alza de los precios internacionales de los bienes energéticos. 

Así, el saldo negativo de la balanza energética se ubicó en 70 millones de dólares y se contrajo en un 23% respecto del los 91 millones del mismo período del año pasado. Este comportamiento obedece a un escenario en el que la suba de los precios medios elevaron las compras y las ventas al exterio. medidas en valores, explicó la consultora privada en su análisis. 

Alejandro Ovando, director de IES Consultores, expresó que “las perspectivas para 2018 son favorables gracias a los nuevos incrementos del gas en toda la cadena productiva”. El experto señaló, en tanto, que la suba de los precios internacionales del petróleo provocará “importantes incrementos” en la venta de gas licuado.

En el primer bimestre, la producción alcanzó los 3.805.000 de metros cúbicos; la evolución de la producción para los diferentes componentes presentó, como principal diferencia respecto de 2017, la recuperación de la elaboración de gasoil luego de transitar todo 2017 en baja. 

Las ventas de combustibles crecieron 5,4% al ubicarse en los 4.053.000 de metros cúbicos, por la mejora de la actividad económica y debido al período de vacaciones. 

Las ventas de las naftas especiales mostraron un incremento del 6,7%, las aeronaftas registraron una suba del 6,2% mientras que las ventas de gasoil tuvieron una recuperación del 4,5%.