El flamante ministro de Hacienda, Hernán Lacunza, acumuló ayer su tercer día de calma cambiaria, tras los encuentros entre oficialismo y oposición y su promesa de defender con todas las herramientas disponibles la estabilidad. De esa forma, el precio de la divisa cedió ayer a $57,23. Aun así, hubo una nueva caída en torno a US$500 millones en las reservas. Con las obligaciones de deuda por delante y con una salida de depósitos por US$2.000 millones en la primera semana posterior a las PASO, la dinámica seguirá siendo una pelea día a día.

El dólar transcurrió ayer con un bajo nivel de operaciones en una jornada en la cual el Banco Central no intervino con ventas de reservas internacionales, que de todas formas tuvieron una nueva caída por US$484 millones, demostrando que los pagos de deuda, el desarme de depósitos y las licitaciones diarias de US$60 millones por cuenta del Tesoro continúan inclinando la cancha.

El billete finalizó a $57,23, tres centavos abajo. En Banco Nación, la divisa terminó a $57, mientras la cotización más elevada se dio en Supervielle, Banco de la Ciudad y Banco Macro, a $58. El mayorista subió siete centavos al ser ofrecido a $55,09. El volumen negociado en el segmento de contado fue de tan sólo U$S 309,6 millones, el más bajo desde noviembre último.

Durante la semana, en una reunión llevada a cabo en Hacienda, los economistas del Frente de Todos coincidieron con Lacunza respecto de que el valor del dólar está "por encima del precio equilibro".

Ver más productos

Macri planea resolver la transición por decreto

Macri planea resolver la transición por decreto

El Vaticano contra “la manipulación de la religión”

El Vaticano contra “la manipulación de la religión”

Ver más productos