El dólar minorista subió ayer un centavo, al cerrar en 20,51 pesos para la venta, en una rueda con escaso volumen de negocios y con la expectativa de los operadores puesta en la licitación de hoy de Lebac.

Como vino ocurriendo en los últimos días, el Banco Central se mantuvo al margen del mercado cambiario, tras haber tenido que desembolsar más de u$s2.000 millones entre marzo y los primeros días de abril.

Esto fue consecuencia de un relativo equilibrio entre la oferta del sector agroexportador y la demanda de divisas por parte de empresarios y bancos. El volumen operado totalizó los u$s552 millones, un 21% menos en relación al viernes.

De acuerdo a un reporte de Fernando Izzo, de ABC Mercado de cambios, los exportadores cerealeros liquidaron sólo u$s366 millones la semana pasada, teniendo en cuenta que recién está comenzando el ciclo comercial de la soja, afectada por una durísima sequía.

"Esta influyendo un par de hechos que causan incertidumbre en los operadores del mercado financiero, ya que mañana se va a licitar Lebac y se espera un rendimiento alrededor de 26,30%", según muestra el mercado secundario a 30 días, advirtió Izzo.

El experto mencionó además "la continua depreciación del Real frente al dólar en Brasil", que cotizaba a 3,4327 unidades.

Con un desarrollo pesado y monótono, la primera rueda de la semana transcurrió con la divisa norteamericana operando lateralizada durante todo el día", indicó Gustavo Quintana, operador de PR Corredores de Cambios.

Quintana sostuvo que se verificó una "escasa fluctuación y volatilidad del tipo de cambio en un escenario de llamativa paridad entre la oferta y la demanda genuinas".

Lo cierto es que el segmento minorista fue la única plaza en donde la divisa avanzó, al cerrar en 19,96 pesos para la compra y 20,51 para la venta, en tanto el mayorista cerró a 20,12 pesos para la compra y 20,22 pesos para la venta.

Se operaron u$s552 millones en el mercado de cambios al contado, u$s26 millones en el de futuros del MAE y en del Rofex, u$s380 millones.