Después del cierre de listas, el dólar profundizó ayer su caída y perforó los $44 en las pizarras de los bancos. El cambio de expectativas que generó el mayor poder de fuego que le concedió el Fondo Monetario Internacional al Banco Central a fines de abril, el impulso extra que significó la incorporación de Miguel Ángel Pichetto a las filas del oficialismo como candidato a vicepresidente para la pelea electoral de octubre y un mayor ingreso de divisas del agro continúan sosteniendo el mejor de los escenarios para Cambiemos de cara a las PASO.

Desde que el FMI le desató las manos al BCRA para intervenir libremente en el mercado cambiario, el peso se revalorizó más de un 6 por ciento. En contrapartida a un dólar planchado, la intención de voto de Mauricio Macri fue creciendo y retornó a niveles de principios de año.

La fecha clave para esta pax cambiaria fue el 29 de abril último, cuando a el Comité de Política Monetaria del Central anunció la eliminación de la zona de no intervención y la posibilidad a partir de entonces de vender dólares libremente aún si el tipo de cambio no supera el techo de la banda de referencia. Hasta ahora, el BCRA no tuvo que hacer uso de esa opción. El siguiente hito que sacudió al mercado se dio el 11 de junio pasado, con el lanzamiento de la fórmula Macri-Pichetto.

"La calma cambiaria empezó cuando el Banco Central anunció que podía intervenir en lo que antes era la zona de no intervención, eso ayudó a calmar la ansiedad del mercado; después se sumó la liquidación de la cosecha; y también jugó muy fuerte el efecto Pichetto, ya que el mercado compró que con esta incorporación Cambiemos amplió su base de gobernabilidad", señaló el economista Federico Furiase, director de Eco Go, y agregó que además contribuyó en los últimos días la expectativa de que la Fed baje las tasas de interés.

El dólar cayó ayer 40 centavos según el promedio de las pizarras de los bancos, a $43,67. En la plaza mayorista la divisa restó 35 centavos y cerró a $42,44, sumando así su cuarta baja al hilo. La nueva caída del dólar se dio a pesar de la suba del riesgo país ayer, impulsado por tomas de ganancias por parte de los inversores en el mercado de bonos tras las fuertes alzas de los últimos días.

Según Fernando Izzo, director de ABC Mercados de Cambio, ayer "la exportación estuvo muy activa; especialmente la cerealera, que se calcula que liquidó alrededor de US$130 millones".

La expectativa de los analistas es que la calma cambiaria se sostenga hasta las PASO, con un tipo de cambio corriendo por debajo de la inflación. "La presión sobre el tipo de cambio va a depender de la evolución de la incertidumbre política. Podemos tener cierta calma cambiaria hasta las PASO, pero las PASO van a ser un evento importante, si la diferencia de Fernandez-Fernandez respecto de Macri-Pichetto es mayor a lo que espera el mercado podemos tener de vuelta presión sobre el dólar, el riesgo país y la tasa de interés", afirmó Furiase.