En un mercado que daba por descontada una nueva suba de tasas de interés por parte de la Reserva Federal y que se mantuvo expectante por el posible impacto del excedente de liquidez generado por la cancelación de Lebac de ayer, el dólar rebotó 11 centavos y volvió a alejarse del piso de la banda de cara al cierre del año.

La divisa estadounidense cerró a $38,37 en la plaza mayorista y a un promedio de $39,33 en las pizarras, su máximo nivel en 3 meses.

"El piso definido un poco por encima de los $38, parece difícil de ser perforado por el momento y anticipa un cierre de diciembre no muy lejano al nivel actual", señaló Gustavo Quintana, operador de PR Corredores de Cambio.

Los inversores estuvieron atentos ayer a la decisión de la Fed, que subió por cuarta vez la tasa pero anticipó que aminorará el ritmo de alzas en 2019.

El otro foco de atención fue la licitación de Leliq por parte del Banco Central, luego de la expansión de $68.618 millones que tuvo que realizar la entidad para poner fin a las Lebac. La señal desde este lado fue positiva: el BCRA adjudicó $207.401 millones contra un vencimiento de $156.296 millones, por lo que logró aspirar más de $48.000 millones. Además, prácticamente no tuvo que mover la tasa.

Débil

El Merval respondió con leves alzas al anuncio de la Fed de que reducirá el ritmo de suba de tasas. El principal índice de la Bolsa porteña avanzó ayer un 0,64% y logró volver ubicarse por encima de los 30.000 puntos, con un volumen operado en acciones que llegó a $675 millones.

Lo mejor de panel líder pasó por Grupo Financiero Galicia, que ganó un 2,60%, Central Puerto, que subió 2,12%; y Metrogas, que terminó 2,09% arriba.

Según señaló el economista Gustavo Ber, a pesar del rebote de ayer "los activos domésticos aún carecen de una demanda estratégica dado que crecen los temores por el riesgo electoral y el riesgo de refinanciación a partir de agotarse los recursos del FMI".

"Mientras el riesgo país no logre reducirse de manera sustancial, a fin de poder recuperar el acceso al crédito voluntario externo, cualquier rebote podría incluso ser utilizado como oportunidad de venta por parte de inversores extranjeros, lo cual sin dudas se convierte en un fuerte condicionante para la recuperación más allá de las más atractivas valuaciones", indicó Ber.

Ayer el riesgo país volvió a subir y alcanzó los 792 puntos. En lo que va del año, el índice que elabora JP Morgan, que mide el diferencial de tasa entre los bonos argentinos y sus pares de Estados Unidos, acumula una escalada de más de 125%, que se aceleró en los últimos meses producto de una mayor incertidumbre electoral y los malos datos que continúa arrojando la economía local.

En tanto, las acciones argentinas que cotizan en Wall Street registraron fuertes bajas ayer, que muestra la desconfianza de los inversores internacionales. Entre los ADRs más castigados, Telecom se desplomó un 6,3%, Pampa Energía cayó 4,9%, Despegar se hundió 4,8% y Loma Negra terminó un 4,5% abajo.