Después de la suba del martes, el dólar retomó ayer la senda bajista. Con un tipo de cambio nuevamente cerca de romper el piso de la banda, el Banco Central absorbió $26.576 millones vía Leliq y convalidó tasas levemente más bajas.

Operadores señalaron que la demanda de divisas volvió a distenderse ayer después de la aceleración que había producido sobre los últimos minutos de la rueda del martes la necesidad de los bancos de hacerse de dólares para participar de la licitación de Letes que llevó adelante el Ministerio de Hacienda. Ayer, indican, los ingresos desde el exterior volvieron a prevalecer sobre las compras en un mercado en el que el negocio sigue pasando por las tasas de interés en pesos, a pesar del recorte en el rendimiento de las Leliq de los últimos días.

El dólar culminó ayer a $37,37 en la plaza mayorista, 23 centavos por debajo de la jornada anterior, y apenas 4 centavos por encima del piso de la zona de no intervención. En la misma línea, el billete en las pizarras cerró a un promedio de $38,50, 13 centavos menos que el martes.

Según indicó Gustavo Quintana, operador de PR Corredores de Cambio, el cierre de ayer "acercó nuevamente la cotización del dólar a la banda inferior y vuelve a provocar expectativas de probables intervenciones oficiales para sostener la cotización".

El lunes pasado el dólar llegó, en una única operación, a perforar levemente el piso de ese día pero no bastó para formar mercado y la cotización rápidamente rebotó, por lo que el Central no tuvo necesidad de intervenir.

Para Fernando Izzo, director de ABC Mercado de Cambios, la nueva caída del dólar ayer "demuestra que, salvo alguna inversión en dólares en bonos, la liquidación a pesos sigue avanzando por la tasa de interés".

El BCRA colocó ayer 155.303 millones en Leliq a una tasa promedio de 58,7820 por ciento. De esta forma, en los últimos 3 días la tasa ya acumula una caída de 51 puntos básicos. A pesar del recorte en las tasas, el Central pudo absorbió $26.567 millones y suma una contracción de $107.000 millones en lo que va del año por esa vía, que le permite ganar margen para cumplir con la meta de base monetaria de enero y quedar mejor parado de cara a los meses siguientes.