El dólar alcanzó ayer su valor más alto del año, empujado por un clima menos favorable para las monedas emergentes a nivel internacional y tras otra fuerte baja en la tasa de referencia del Central.

La divisa minorista cerró ayer en $38,91, 51 centavos arriba del día anterior, mientras que el mayorista finalizó en $37,82, 30 centavos por encima del miércoles, en una rueda en la que llegó a rozar el piso de la zona de no intervención ($38,04) y en la que el BCRA compró u$s25 millones.

Así, en los últimos dos días, el peso acumula una devaluación de 1,66%, que según el mercado resulta "sana" para evitar el atraso cambiario y volver a acercar al dólar a la banda de flotación.

La tasa de Leliq volvió a caer fuerte en la licitación diaria de ayer y se ubicó en un promedio de 47,55 por ciento. El BCRA absorbió $33.373 millones.