El dólar perdió $1,33 en dos días, tras el cambio de expectativas que generó en el mercado el lanzamiento de la fórmula Macri-Pichetto. La sorpresiva jugada electoral del oficialismo cambió el humor de los inversores y el "carry trade" vuelve a ubicarse en el centro de la escena.

Con una renovada oferta de divisas, que superó los u$s1.000 millones, el tipo de cambio cerró ayer a un promedio de $44,62 en las pizarras de los bancos y a $43,37 en la plaza mayorista.

"Hoy se notó la fuerza de la oferta, ya que se operó 1.009 millones de dólares y en baja, lo que resulta llamativo, y confirmó la tendencia que comenzó ayer (por el miércoles)", señaló Fernando Izzo, director de ABC Mercado de Cambios.

"Inversores y bancos aprovecharán las altas tasas de interés que ofrece el sistema estatal, a pesar de que en las LELIQ está cayendo la tasa todos los días", agregó.

Ayer el Banco Central convalidó la décima baja consecutiva de la tasa de política monetaria, que cayó a 67,313%, 66,4 puntos básicos por debajo de la jornada previa.

Según el economista Gustavo Ber, a pesar de que se acelera la reducción en la tasa de Leliq, sigue prevaleciendo la oferta de divisas financieras y comerciales en la plaza, "ya que los altos rendimientos reales vienen reactivando el carry-trade, generando una dinámica de apreciación del peso que en el tiempo podría incubar atraso cambiario".

Desde que se anunció que Pichetto acompañará a Macri en la fórmula presidencial para ir en búsqueda de la reelección, el peso acumula una revalorización del 2,69%, que lo convirtió por lejos en la moneda de mejor desempeño entre los países emergentes.

En sintonía, el riesgo argentino continuó cediendo. El EMBI+ que elabora JP Morgan restó 10 puntos respecto del miércoles (1,2%) y quedó en 843 unidades, mientras que los seguros contra default (CDS) a 5 años consolidaron ayer su tendencia a la baja con una caída de 63 puntos.

Un respiro
Después de dos días de ganancias extraordinarias y siete subas consecutivas, las acciones locales se tomaron un respiro. El S&P Merval recortó ayer un 0,7%, empujado por una toma de beneficios que en el mercado definieron como "razonable".

El BCRA convalidó la décima baja consecutiva de la tasa de política monetaria, a 67,313%

Los bonos en dólares, en cambio, prolongaron los festejos con alzas de hasta 2,1 por ciento.