n El director de Estudios Macroeconómicos y Estadísticas Laborales del Ministerio de Trabajo, José Anchorena, resaltó ayer el "esfuerzo" que están haciendo las provincias para reducir el empleo público, de acuerdo al pacto fiscal que se firmó en diciembre entre el Ejecutivo y los gobernadores. Sin embargo, el funcionario fue particularmente duro con San Luis, que no se sumó al acuerdo. Según su visión, el empleo público en ese distrito "está descontrolado".

Los datos de Trabajo muestran un avance interanual de 16.500 puestos formales en este sector en relación a mayo de 2017 o 0,5% más, fundamentalmente por contrataciones puntuales en la docencia universitaria, mientras que la variación mensual fue negativa en 4.900 vacantes o 0,2% menos.

Las provincias son las que más aportan entre los tres niveles de gobierno a la cantidad de empleados públicos que hay en el país.