A pesar de ser un día feriado en Estados Unidos, el dólar dominó las operaciones el lunes cuando se dirigía a un cuarto día de declives, luego de debilitarse frente a todas las divisas importantes. El salto del euro pesó sobre las acciones europeas, mientras que el oro ganó.

El índice del dólar de Bloomberg se acercó a su nivel más bajo en tres años, mientras que el euro extendió las ganancias que lo llevaron al nivel más fuerte desde 2014. El índice Stoxx Europe 600 tuvo dificultades, cerrando la sesión a la baja conforme la moneda común contrarrestó el indicador exportador de la región. El peso de México tuvo un desempeño superior entre el avance de las monedas emergentes, mientras que el yuan tocó un máximo de dos años luego de que el Banco Popular de China cambiara la forma en la que establece la tasa de cambio. Por su parte, El crudo West Texas Intermediate fluctuó antes de subir por sexto día.

El dólar sigue bajo presión luego de cerrar cinco semanas consecutivas a la baja, incluso en un contexto de sólido crecimiento en Estados Unidos. Los operadores parecen estar más entusiasmados con un potencial endurecimiento de políticas en los bancos centrales en Europa y Japón, la mejora de las perspectivas políticas en la zona euro y la naturaleza sincronizada de la expansión global que también está impulsando las economías y activos de los mercados emergentes.

La moneda común, que recibió un impulso después del avance de la semana pasada hacia la formación de un gobierno en Alemania, obtuvo un empujón adicional luego de que los economistas sondeados en una encuesta mensual de Bloomberg elevaran su perspectiva de crecimiento para 2018 de la zona euro a 2,2 por ciento. Eso está cerca del ritmo de 2,4 por ciento, el más alto de la década, estimado para el año pasado.

Mientras tanto, la decisión del banco central alemán de incluir el yuan chino en sus propias reservas fue otro factor que arrastró el dólar. En medio de la debilidad de la moneda estadounidense, las divisas y las acciones en las naciones en desarrollo se recuperaron. En tanto, el peso mexicano se benefició luego de conocerse informes de que EE.UU. estaría suavizando su postura hacia las conversaciones del Tratado de Libre Comercio de América del Norte.