El gobernador de Entre Ríos, Gustavo Bordet, confirmó hoy que no habrá bono en la provincia para los estatales y jubilados y aclaró que tampoco habrá “ningún tipo de bonificación especial” para ninguno de ellos ya que el acuerdo en paritarias no contempló esa posibilidad, al tiempo que destacó que los sueldos están por encima de la inflación.

"Cuando se acordaron salarios, se explicitó que si la inflación era superior al aumento efectivamente otorgado íbamos a hacer las correcciones de la inflación, pero vamos por debajo de la inflación y se cerrará el año con un 19,4 por ciento y el aumento fue del 23 por ciento”, explicó Bordet y corroboró que “nunca estuvo previsto ningún tipo de bono” en la provincia al opinar sobre el reclamo de la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) de $5 mil para fin de año.

Hoy, en declaraciones radiales, el gobernador descartó esa posibilidad y dijo que este año, su gobierno ha cumplido “en todos los términos lo que nos hemos comprometido cuando acordamos los salarios a principio de año”, al tiempo que observó que por ese acuerdo, hoy los estatales tienen un beneficio de 2 puntos.

En otro orden, el mandatario destacó el alcance del acuerdo refrendado ayer con la Nación, del que dijo que “establece parametros claros” en la relación entre los dos Estados “en materia fiscal” y a su vez “en los compromisos mutuos para avanzar en objetivos que son comunes. Es un paso muy importante hacia el federalismo”, realzó. En otro orden y sobre la Caja de Jubilaciones de la provincia, que es una de las que no ha sido transferida a la Nación, Bordet puso de relieve que el acuerdo es “muy importante y favorable para la provincia”.

"Nosotros estimamos que del 18 % que recibimos actualmente, vamos a pasar a recibir un 50% o un 55% en 2018. Para nosotros es un avance enorme que ayuda a eliminar el déficit fiscal”, admitió el gobernador entrerriano. Adelantó, además, que pedirá a la Legislatura “antes de fin de año” que refrende el convenio ya que el acuerdo fiscal es “ad referendum” de ese poder y “queremos tenerlo aprobado para enero”, precisó.