Las tasas implícitas en los contratos de futuro de dólar se dispararon al ritmo de la corrida contra el peso, la última semana, hasta superar el 30 por ciento a fin de febrero, según los precios del Rofex y el Mercado Abierto Electrónico (MAE). Ese sprint de tasas revela el cambio de expectativas agravado por un shock externo y la previsión de una cosecha gruesa afectada por la sequía. Pero también un fuerte "cortocircuto" entre el Banco Central y el Poder Ejecutivo, según observa el mercado.

Precisamente, el rally de las tasas de los futuros, que suelen reacomodarse tras el enfriamiento de las expectativas, ocurre esta vez en un contexto de escasez de divisas que llevó el viernes a la moneda estadounidense a tocar 20,30 pesos para la venta en el mercado de contado (spot). Y al Banco Nación a intervenir con ventas inusuales por unos 500 millones en las dos últimas ruedas de la semana.

La relación entre el BCRA y el PEN se quebró el 28 de diciembre, con el cambio de metas

"La disparada de la tasa implícita es por una anomalía en la oferta, algo que está tratando de resolver el Gobierno. Hubo mucha cobertura por la volatilidad de los últimos días. Es algo que como máximo en marzo debería normalizarse con la entrada de dólares por las cosechas", analizó el economista Axel Cardin, de Bull Market Brokers.

El último viernes, el volumen negociado en el Rofex ascendió a unos 880 millones de dólares, de los cuales más del 50% se operó a fin de febrero a 20,36 pesos, con una tasa implícita de 33,65% nominal anual. El plazo más largo fue junio a 21,68 pesos, a una tasa del 22,03%, consignó en su informe diario ABC Mercado de Cambios.

El alza de la tasa implícita fue notoria en los últimos diez días. El 31 de enero, para el mismo contrato de febrero, ascendía a 16,25%.

"El mercado está incorporando los contextos local e internacional. Ve que la política monetaria se relaja tras el cambio de metas y que los shocks externos también le pegan a la Argentina", mencionó el economista Jefe de Management & Fit, Matías Carugatti. "Me parece temprano como para decir qué va a pasar con la curva en los próximos meses. Dependerá de cómo termine esta corrección del Tipo de Cambio Nominal y, muy puntualmente, de lo que haga el Banco Central", agregó.

La intervención de magnitud del Banco Nación sorprendió en estos días a los operadores, que se preguntan por qué no es la autoridad monetaria la que sale a marcar la cancha. Creen que la orden de venta de la banca pública viene directamente desde el Poder Ejecutivo. El quiebre en la relación Banco Central y el Gobierno comenzó el 28 de diciembre, cuando el Poder Ejecutivo relajó las metas de inflación y obligó a la entidad que preside Federico Sturzenegger a recortar en 150 puntos básicos la tasa de Política Monetaria, a pesar del alza de las expectativas de inflación.

"El Poder Ejecutivo prefiere más intervención y un régimen de metas de inflación más flexible, mientras que el Banco Central sigue el manual al pie de la letra y prefiere manejar la incertidumbre respecto a sus acciones", diferenció Carugatti.

El próximo miércoles, Sturzenegger deberá decidir si sube, mantiene o baja la tasa de Política Monetaria, en un contexto de aceleración inflacionaria.

El dólar gana 7,12% en febrero y amarga al carry

El dólar cerró ayer a 21,35 pesos para la venta en pizarras de bancos y casas de cambio de esta ciudad, donde llegó a tocar los 20,50 pesos, máximo histórico para la divisa en este segmento. El recalentamiento de la divisa ocurrió en una rueda en que las operaciones de cobertura la llevaron hasta 20,295 pesos en el mercado de contado (spot), tras lo que cerró a 19,98 pesos gracias a la intervención del Banco Nación por orden del Tesoro. “La esperada intervención oficial desarticuló la fuerte presión sobre el tipo de cambio que hoy rozó nuevos récords en niveles que ya comienzan a generar ruidos en el resto de las variables económicas”, mencionó Gustavo Quintana, de PR Corredores de Cambio. El dólar al público anota una ganancia de 7,12 por ciento en lo que va de febrero, lo que lo convierte en la mejor inversión del mes y vuelve a amargar a los inversores que se posicionaron en Lebac cortas para hacer carry trade.