El mercado reaccionó positivamente al dato de crecimiento de la economía de octubre, que marcó un 5,2% de incremento en comparación con el mismo mes del año pasado, aunque los economistas en general creen que será difícil que la actividad cierre el año con un avance del 3%, condición que dispararía el pago de los cupones atados al PBI. En los primeros diez meses del año la economía acumuló una suba de 2,8% y para los dos últimos meses, se estima, se necesitarán crecimientos interanuales de 4,2% promedio para llegar al 3% anual.

El dato que entregó ayer el Estimador Mensual de la Actividad Económica (EMAE) del Indec correspondiente a octubre marcó un crecimiento contra el mes anterior de 0,2% y una suba de 5,2% en comparación con el mismo mes del 2016. "La expansión de la economía abarca a prácticamente a todos los sectores: 14 de 15 sectores crecieron de manera interanual. El crecimiento fue impulsado por la construcción (+18,8%), que mostró el aumento interanual más alto de la serie", destacaron desde el Ministerio de Hacienda.

De acuerdo a los especialistas, la cifra se explica no sólo por la evidente mejora en casi todos los sectores considerandos en el EMAE sino también a una base de comparación baja, ya que octubre había el mes de peor performance de la actividad económica el año pasado. La perspectiva de los próximos dos meses no resulta del todo alentadora para los analistas, considerando el contexto de tasas altas que contienen en cierta parte la expansión y un freno en la obra pública.

De acuerdo al economista Gabriel Caamaño Gómez, de la consultora Ledesma, "octubre fue un mes poco exigente en la comparación interanual, porque había sido el peor dato del año pasado. Los próximos dos meses van a ser exigentes en serio. El año pasado el dato de cosecha de trigo había sido muy bueno, con una suba de 60% y para este año se anticipa una caída", explicó. Para Daniel Schteingart, investigador de la UMET, "lo que se ve a lo largo del año fue una buena recuperación a fines de 2016 y principios de 2017, la actividad llegó a un pico en agosto y desde eses momento la actividad se planchó, un poco porque el Gobierno nacional aflojó el gasto público. En noviembre y diciembre el crecimiento contra el mes anterior debería ser de 1%, cuando en octubre fue de 0,2%. No veo muchas posibilidades para un shock expansivo", concluyó.

El mercado, más allá del escepticismo entre los analistas, reaccionó positivamente: los cupones atados al producto bruto subieron su cotizaciónfuertemente en los papeles en dólares y en pesos ley argentina (7,26% y 7,21% respectivamente) y un poco menor en los cupones ley Nueva York (2,13% y 1,59%). Para Martín Kalos, director de la consultora Epyca, "el mercado sobre reaccionó positivamente al dato interanual, pero la será difícil llegar al 3%. El año terminará con crecimiento pero habrá que distinguir cómo le fue a algunos sectores como la industria, pero en el promedio de la economía habrá crecimiento".

Por su parte, Federico Furiase, director de EcoGo, consideró que, de cara a los últimos dos meses del año, "tuviste el efecto de la suba de tasas, el freno en la obra pública y el efecto de la suba de tarifas en diciembre, a pesar de que la expansión del crédito al sector privado siguió de largo. Probablemente, octubre es la mejor foto de la variación interanual del año, y empiece a desacelerar en noviembre y diciembre con la alta base de comparación del año pasado", consideró.

El informe difundido ayer por el Indec, además, corrigió los indicadores de meses anteriores, algo habitual una vez que se conocen los datos trimestrales del PBI. Con esa correción, según coinciden los economistas consultados, el despegue de la económica de este año todavía no perforó el techo de ritmo de actividad de junio de 2015, tal como afirmaron oficialmente en su momento, aunque lo hará con seguridad, afirman, en los últimos dos meses del año.