El índice S&P Merval de la Bolsa porteña se hundió ayer 4,4% afectado por el aumento de tensión en la guerra comercial entre Estados Unidos y China y la incertidumbre que genera la postergación del desembolso de uS$5.400 millones del préstamo del FMI. Esa falta de definiciones también repercutió en los títulos de deuda argentinos e hizo saltar 3% el riesgo país hasta 2.223 puntos básicos.

Todas las acciones del panel líder cerraron en baja. Las mayores caídas fueron para Telecom (9,1%), Transener (7,8%), Central Puerto (7,5)%, Edenor (7,1%) y Transportadora Gas del Norte (6,8%).

Mientras tanto, los ADR de empresas argentinas que cotizan en Wall Street terminaron con mayoría de bajas, que fueron encabezadas por Edenor (6%), Central Puerto (5,9%), Despegar (4,5%), Telecom (3,7%) y Cresud (3,5%).

En el segmento de renta fija, entre los bonos en dólares las bajas se dieron a lo largo de toda la curva con caídas de entre 0,9% y 4,1%. Los bonos en pesos siguieron la misma tendencia con bajas de entre 0,1% y 7,5%.

En la plaza internacional, fue un mal día para los principales índices de Wall Street ante una escalada retórica de Donald Trump hacia China, que llevó a los fondos a buscar refugio en activos considerados más seguros. Así, el tecnológico Nasdaq cayó 1%, el S&P 500 perdió 0,8% y el Dow Jones cedió 0,5%.

Según Renzo Centeno de Rutte, director de Golden Capital FX, la caída de los activos argentinos estuvo influida por la incertidumbre que genera la suspensión del próximo envío del Fondo. "La gente vende con la intención protegerse de un no desembolso; todo indica que el mercado descuenta una respuesta negativa, que complique aún más el estado del mercado financiero local", advirtió.

Es que las reservas netas del BCRA no alcanzan para cubrir los pagos de deuda pendientes este año y, al mismo tiempo, vender divisas para contener al dólar al ritmo actual.