La estatal brasileña Eletrobras, la mayor empresa de generación eléctrica de América Latina, planea desvincular en octubre a unos 2.400 empleados de su plantilla de personal actual, informaron ayer fuentes oficiales. La idea es que se acojan al Plan de Dimisión Consensual (PDC) que será reabierto, según afirmó el presidente de la compañía, Wilson Ferreira Junior, en declaraciones a la prensa tras un evento en Sao Paulo.

Durante la primera etapa del PDC, que tuvo lugar en el primer trimestre de este año, 736 empleados se adhirieron al plan. Ferreira espera que con el proceso de privatización que adelanta la compañía y el PDC, el próximo año, cuando termine su gestión en la empresa, la plantilla de personal se haya reducido a 12.000 funcionarios, la mitad con respecto a 2016, cuando asumió el cargo. Con el objetivo de reducir su endeudamiento y reequilibrar sus finanzas, Eletrobras inició este año un proceso de privatización con el anuncio de la venta de seis distribuidoras, de las cuales cuatro ya fueron subastadas. La próxima etapa es la venta de la Amazonas Distribuidora de Energía, prevista para el próximo 26 de septiembre.