La inscripción al nuevo plan de pagos para deudas impositivas que lanzó la Administración Federal de Ingresos Públicos ( AFIP) en beneficio de Pymes y monotributistas, estará abierta desde ayer al 31 de agosto.

Tributaristas y expertos dan cuenta de la necesidad de las PYME de acogerse a este plan y esperan que la AFIP flexibilice requisitos para que las pequeñas que no están aún en el registro del fisco como tal, puedan acogerse a los beneficios específicos.

También remarcaron que dada la caída en el nivel de actividad que lleva varios meses, necesitan "algún tipo de condonación "y piden que los legisladores en el Congreso del luz verde para una nueva moratoria

Ivan Sasovsky , tributarista del estudio homónimo, expresó que "el plan que arrancó hoy trae mucha tranquilidad a empresas que venían teniendo deudas con bienes embargados".

Y agregó: "Creemos que esta situación de las empresas generará una demanda interesante del plan para los próximos meses porque son los más difíciles debido a la alta inflación, el freno en la cadena de pagos y al aumento de tasas de interés que hoy hacen imposible pedir un crédito", se explayó.

De esta forma, con este plan de pagos que tiene un interés por debajo de la inflación, permite a las empresas "financiarse" con el fisco.

"No obstante -continuó-, quedan afuera del plan las deudas de los primeros meses de este año, que fueron los más complicados"

El nuevo régimen de facilidades de pago para la regularización de deudas impositivas y de los recursos de la seguridad social, retenciones y percepciones, vencidas hasta el 31 de enero de 2019, inclusive, con sus respectivos intereses y multas.

Las Pyme, los monotributistas y autónomos tendrán una tasa de interés tope del 2,5 % mensual, y un pago a cuenta de sólo el 1 % de la deuda.