En el sector de la construcción aún no definieron si van a aportar a la campaña de Mauricio Macri, que ayer ratificó que irá en busca de su reelección y será candidato a presidente por Cambiemos, a pesar de las presiones de diversos sectores para que se baje.

En un primer momento, la figura de Roberto Lavagna había despertado ciertas expectativa en la actividad, en donde también se habló de una coalición amplia entre el PRO, peronistas y radicales para derrotar al kirchnerismo.

En ese sentido, la irrupción de la fórmula Alberto Fernández-Cristina Kirchner no cayó mal entre los representantes del rubro. "Alberto se lleva bien con todo el mundo, como Rodríguez Larreta", destacaron fuentes del sector.

El kirchnerismo no enamora precisamente dentro de la actividad de la construcción, pero tampoco la figura de Macri despierta pasiones, más bien todo lo contrario. De hecho, en el sector apostaban a que el presidente declinara su candidatura e ungiera a María Eugenia Vidal como sucesora. Sólo en ese contexto estarían dispuestos a realizar aportes a la campaña del oficialismo. Más si se tiene en cuenta que durante esta gestión se destapó "el caso de los cuadernos" que expuso a los tribunales a toda la primera plana de la llamada patria contratista.

Por lo pronto, el foco estará puesto en la convención radical que comenzará hoy y en la que se terminará de definir si Cambiemos toma una nueva forma o continúa con el camino iniciado en 2015.