Los depósitos del sector privado en el sistema financiero argentino crecieron 4,4% en términos reales durante 2017, mientras que los préstamos al sector privado y público registraron un crecimiento real de 20,1%, y los mayores tomadores de dinero son personas físicas y asalariados, de acuerdo a los análisis de las cifras del BCRA que realizó la consultora Economía y Regiones.

En el Informe Especial Depósitos y Préstamos por Provincia al cuarto trimestre de 2017, la consultora Economía & Regiones observó un crecimiento de 12,3% en el volumen de los depósitos del sector privado no financiero.

Refiriéndose al cierre del año 2017, la consulta precisó que, “de acuerdo a los últimos datos publicados por el BCRA los depósitos del Sector Privado y Público No Financiero sumaron $2.564.794 millones, observando un crecimiento del 12,3% respecto al trimestre anterior y del 29% en relación al stock observado al 31 de Diciembre de 2016, variación que deflactada por el IPC Congreso da cuenta de una suba real de 4,4%”.

En el segmento de los préstamos destinados al Sector Privado y Público No Financiero, se alcanzaron al cierre de 2017, “a $1.641.807 millones, +13,6% en relación al trimestre anterior y +49% en términos anualizados. Deflactada por el IPC Congreso da cuenta de una suba real del 20,1%”.

El informe de Economía y Regiones de este mes de marzo, indicó que “los préstamos al sector privado alcanzaron a $1.612.067 millones (98% del total) y registraron un aumento del 52% en términos interanuales (+$551.448 millones) con una suba real del 22,9%”.

Precisó el análisis que “los mayores receptores de préstamos continúan siendo las personas físicas en relación de dependencia laboral o asalariados (36% del total), seguido por la industria manufacturera que concentra otro 19% del stock total, el sector servicios (17%), la producción primaria (13%), el comercio (11%), la construcción (3%) y electricidad gas y agua (1%). El mayor dinamismo lo mostró el sector construcción, creciendo 83%, año contra año”.

La consultora también destaca que “mientras subieron las tasas promedio cobradas por la Industria Manufacturera (+1,1 punto porcentual), comercio (+1,6 p.p.) y Servicios (+1,1 p.p.) se redujeron en Asalariados (-6,3 p.p.), Producción Primaria (-0,1 p.p.), Electricidad, Gas y Agua (-1,4 p.p.) y Construcción (-2,3 p.p.)”.

"La producción primaria presenta las tasas más bajas (28,5% nominal anual), y los préstamos a personas físicas el mayor costo, con tasa promedio del 32%”, detalló el análisis.

En cuanto a la morosidad del sistema, sobre $1.682.691 millones prestados tanto al sector público como privado, se encuentran en mora $1.626.457 millones, esto es el 3,3% de la cartera total, habiendo presentado un aumento de 0,3 p.p. respecto al mismo periodo de 2016, continuó el informe. 

Luego especificó que “el mayor grado de morosidad se encuentra en los sectores de asalariados (3,8%) y construcción (3,7%)”.

Economía y Regiones añadió que “la intermediación financiera se encuentra en alza, alcanzando niveles similares a los observados en 2014, pero todavía por debajo de 2012 y 2013”.

La consultora aclaró que “sin embargo, dicha intermediación se alcanza no sólo por el crecimiento de los préstamos, sino por el menor crecimiento de los depósitos, poniendo una luz amarilla a la capacidad prestable del sistema”.