El 2017 cerró con un fenómeno delicadamente contradictorio, ya que si bien hubo más de 900.000 unidades vendidas, dato que se confirmará hoy siendo el segundo mejor registro histórico, más del 70% de los vehículos terminaron siendo de origen importado.

Hoy, la entidad que agrupa a las concesionarias, ACARA, dará a conocer los números finales. "Termina también uno de los peores años en materia de rentabilidad para las concesionarias, que trabajaron casi en márgenes negativos. Además, existe una feroz presión impositiva nacional y provinciales", explicaron desde el segmento comercial a BAE Negocios.

Del volumen importado, el 90% proviene de Brasil, debido a la decisión de las automotrices, avalada por el Gobierno, de importar los sobrestocks a muy bajo precio para el comprador. Fuentes de las concesionarias señalaron a este medio que diciembre tendrá entre 48.000 y 50.000 operaciones.

En cuanto al comportamiento del mercado, Volkswagen fue el ganador del año de la mano del Gol, que a su vez es el vehículo más comercializado en el país. Segundo terminó Chevrolet en el ránking de terminales y su modelo Onix también detrás del Gol. Y en tercer lugar en el podio, Renault de la mano del Sandero, apuntaron ayer las fuentes.

Desde las concesionarias indicaron que detrás del gran número de ventas, hay una creciente preocupación porque los autos de Brasil vienen a precios de remate y "las terminales te los imponen, con lo cual los márgenes de rentabilidad son muy bajos".

El acuerdo automotriz Argentina-Brasil marca que por cada dólar exportado, se pueden importar 1,5 dólares, lo cual es incumplido.