n En Brasil, la crisis tampoco da respiro. La compañía alemana Volkswagen suspenderá en agosto a mil trabajadores en su mayor fábrica en Brasil, dijeron ayer representantes sindicales, debido a un crecimiento económico más débil y una fuerte baja en las exportaciones hacia la Argentina.

La medida comenzará el 21 de agosto en la planta de VW, en Sao Bernardo do Campo, en las afueras de San Paulo, de acuerdo al sindicato local de trabajadores metalúrgicos. La planta produce los modelos Jetta, Saveiro y Polo, en conjunto con su variante de sedán Virtus, y emplea alrededor de 8.000 trabajadores. Menores ventas a México y Argentina llevaron a una desaceleración general.