n En el gobierno de Mauricio Macri tienen la certeza de que la suerte de la Cumbre de Líderes del G20, que se hará en Buenos Aires a fines de noviembre, dependerá en gran medida del resultado de las más de 50 reuniones que habrá en distintas provincias argentinas a lo largo del año. Mientras hoy será el primer día de encuentros entre ministros de Finanzas y presidentes de Bancos Centrales de diferentes países, el mes de abril estará marcado por una seguidilla de rondas de debates con un contenido más político.

Sin duda, la administración de la alianza Cambiemos tiene puestas sus expectativas en las reuniones que tendrán lugar en el marco del Canal de Finanzas, que tienen por objeto discutir cuestiones vinculadas a inversión en infraestructura, política fiscal, inclusión y regulación financiera. Más aún luego de recibir los elogios de la titular del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde, que recientemente defendió la supuesta estrategia gradualista del Poder Ejecutivo nacional para bajar el déficit fiscal, a pesar de que es un tema pendiente; y elogió la agenda que el gobierno argentino planteó para su presidencia del G20.

"Mis expectativas son altas y es una agenda ambiciosa", manifestó la funcionaria del organismo internacional durante una conferencia brindada en la Universidad Di Tella el pasado jueves junto a uno de los anfitriones de la cumbre, el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne.

Sin embargo, algunas de las problemáticas que figuran en los encuentros del Canal de Sherpas están en la agenda del Gobierno nacional hace tiempo, al menos en lo discursivo, como es el caso de la lucha contra la corrupción; y el comercio y la energía.

La primera reunión del grupo de trabajo de Desarrollo será el 9 y 10 de abril; la del subgrupo sobre desigualdades del grupo de trabajo de Empleo y la del grupo de trabajo de Educación tendrán lugar el 12 y 13; en tanto el 17 y 18 será el turno del grupo de trabajo de Sustentabilidad Climática.