Mientras las entidades que componen la Mesa de Enlace manifestaron su rechazo al actual esquema de derechos de exportación, el presidente Alberto Fernández señaló que "estamos trabajando con la gente del campo" en relación a esta cuestión y sostuvo que "no todos pueden pagar lo mismo, por eso busco diferenciar a los productores para darles reintegros".

En una entrevista televisiva en C5N y mientras las entidades que conforman el gremialismo rural amenazan con ceses de comercialización de granos y carnes, Fernández advirtió que "parece que somos los responsables de las retenciones". En el marco de la Ley de Solidaridad Social aprobada en el Congreso Nacional, el nuevo esquema de derechos de exportación quedó en 30% para soja, el resto de los cultivos en 12% y la carne bovina en 9%. El texto de la normativa también deja abierta la posibilidad de un incremento adicional de 3 puntos en este impuesto.

En materia de políticas agropecuarias, el primer mes de gestión de Fernández estuvo cruzado por asambleas y "tractorazos" en distintos puntos, organizado por grupos de productores autoconvocados. En el último encuentro entre el oficialismo y la Mesa de Enlace, que se llevó a cabo durante la última semana del pasado mes de diciembre, los ruralistas ratificaron su disconformidad ante el nuevo esquema de retenciones y la posibilidad de la suba del 3%. En este sentido, Fernández explicó que en caso de decidir un nuevo aumento, las entidades del campo serán consultadas.

Hasta el momento, la dirigencia gremial nacional no han anunciado asambleas, a diferencia de la Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa (Carbap), que el próximo sábado 18 de enero organizará un encuentro en la localidad bonaerense de Pergamino, en donde analizarán los pasos a seguir.