El dólar estadounidense saltó 5,5% en el  Banco Nación a $58 y el promedio minorista en la city trepó $1,03 hasta los $58,33. En apenas dos ruedas, el tipo de cambio escaló más de 25% y adelantó un recrudecimiento de la crisis económica. Tras la disparada de ayer, la corrida se extendió hoy y doblegó la resistencia del Central, que intervino en futuros y vendió US$210 millones de las reservas entre subastas propias y a cuenta del Tesoro.

Fue otra rueda de moderado volumen de negocios en la que se pactaron US$616,5 millones, entre otras cosas ante el parate absoluto de las liquidaciones de los exportadoreshasta que se estabilice la cotización. De hecho, más de un tercio de las divisas operadas correspondieron a las subastas realizadas por el BCRA para aliviar en parte la fuerte presión de la demanda ante la huida de capitales especulativos del país.

La salida de fondos del país desatada tras la estrepitosa derrota de Mauricio Macri en las PASO se evidenció hoy también en el mercado de deuda, donde los bonos argentinos en dólares continuaban su derrape con caídas de hasta 12% entre las principales referencias, luego de haber perdido ayer 25% en promedio. Así, el riesgo país seguía en alza hasta los 1.732 puntos.

En ese marco, la autoridad monetaria vendió US$150 millones más los US$60 millones diarios que licita a cuenta del Tesoro para evitar un incremento cambiario mayor. Así, el tipo de cambio mayorista, que operan los bancos, los importadores y los exportadores, subió $2,80 (5,3%) hasta los $55,80.

Esta vez, el BCRA mantuvo prácticamente estable la tasa de interés de las Letras de Liquidez (Leliq), con un alza de apenas 7 puntos básicos hasta el 74,85%, y logró absorber $13.870 millones más de los $272.400 millones que vencían hoy. Ayer, aumentó más de 11 puntos la tasa pero sólo logró renovar el 39% del vencimiento.

A pesar de esto, los analistas descartan que se haya estabilizado la demanda de pesos. Justamente, la gran preocupación es que la devaluación de estos días, que impulsó un traslado a precios casi inmediato, se espiralice y derive en una dolarización masiva de plazos fijos que detone la bomba de las Leliq.

Mientras tanto, ante la fuga de fondos especulativos, el Ministerio de Hacienda canceló la licitación de Letes a marzo que culminaba esta tarde y estiró una hora más (hasta las 16:00) el cierre para las letras a noviembre. Esta semana vencen US$950 millones. Por el bajo interés de los inversores, preocupa una posible sangría de reservas, que se sumaría a las ventas oficiales. También habrá que prestar atención a la tasa que tenga que pagar el Gobierno para evitarla. Por lo pronto, las letras más cortas se negociaban en el mercado secundario con tasas en torno al 35%.

noticias relacionadas

Ver más productos

El llamativo faltazo de un hombre clave de Macri en su despedida

El llamativo faltazo de un hombre clave de Macri en su despedida

La devoción del Papa por la Virgen.

La devoción del Papa por la Virgen

Ver más productos