Funcionarios de la Reserva Federal, reunidos por última vez bajo la presidencia de Janet Yellen, dejaron los costos de endeudamiento en Estados Unidos sin cambios, aunque aumentaron el énfasis de su plan para más alzas en el futuro, preparando el escenario para un aumento en marzo bajo la dirección de Jerome Powell.

"El comité espera que las condiciones económicas evolucionen de una manera que garantice aumentos graduales adicionales en la tasa de fondos federales", dijo el Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC, por sus siglas en inglés), en una declaración en Washington, agregando la palabra "más" dos veces al lenguaje anterior.

Los cambios en la declaración, que reconoce colectivamente un crecimiento más fuerte y una mayor confianza en que la inflación alcance el objetivo del 2 por ciento, pueden generar especulaciones de que la Fed acelerará el ritmo de los aumentos de las tasas de interés. Las autoridades también dijeron que se espera que la inflación "avance este año y se estabilice" en torno a la meta, en una frase que marcó una mejora desde diciembre.

Al mismo tiempo, la Fed repitió el texto diciendo que "los riesgos a corto plazo para el panorama económico parecen más o menos equilibrados".

Yellen, cuyo mandato termina esta semana, entregará las riendas a Powell, quien ha respaldado su enfoque gradual y quien se prevé elevará las tasas de interés en la próxima reunión del FOMC por sexta vez desde finales de 2015. Los funcionarios de la Fed esperan evitar un recalentamiento del mercado laboral sin aumentar los costos de endeudamiento tan rápido como para sofocar la economía.

"Las ganancias en el empleo, el gasto de los hogares y la inversión fija de las empresas han sido sólidas, y la tasa de desempleo se ha mantenido baja", dijo la Fed, eliminando las referencias anteriores a las interrupciones causadas por los huracanes. "Las medidas de compensación inflacionaria basadas en el mercado han aumentado en los últimos meses, pero siguen siendo bajas", agregó.

Para Greenspan, hay burbujas en bonos y en acciones; predijo estanflación en EE.UU.

El ex presidente de la Reserva Federal (Fed) Alan Greenspan opinó ayer que observa burbujas financieras tanto en los mercados de bonos como de acciones, según dijo en una entrevista a Bloomberg TV que reprodujo el sitio web de la cadena CNBC.

“Creo que hay dos burbujas. Tenemos una burbuja accionaria y tenemos una burbuja en el mercado de bonos”, mencionó ayer Greenspan.

 El titular de la Fed entre 1987 y 2006 consideró que, eventualmente, podría ser “critica” la burbuja en el mercado de renta fija. Greenspan anticipó un aumento en las tasas de interés y se preocupó por la deuda nacional y el déficit presupuestario.

“Estamos lidiando con una perspectiva a largo plazo fiscalmente inestable en la que la inflación se afianzará”, predijo el padre de la llamada “exuberancia racional”.

Precisamente, la Fed dejó ayer sin cambios la tasa de fondos federales, pero advirtió sobre el alza de la inflación en los próximos 12 meses, al término de una reunión de dos días, el último encuentro bajo el mando de Janet Yellen.

Greenspan señaló cómo los niveles de productividad no han aumentado mucho en los últimos 10 años. Y citó la debilidad del dólar estadounidense frente a una canasta de monedas.

“Estamos trabajando para lograr la estanfl ación”, mencionó. En agosto de 2017, Greenspan también había anticipado una burbuja, pero aquella vez la había delimitado al mercado de bonos.