Estados Unidos oficializó hoy la  imposición de un arancel del 72% contra el biodiesel argentino,  por lo que los productores locales quedaron prácticamente sin  posibilidades de exportar a ese país por la inconveniencia. 

Se trata de exportaciones por entre 1.100 y 1.200 millones de  dólares que deberán buscar otros mercados, por lo que en la Cámara  Argentina de Biocombustibles ya analizan alternativas entre la  Unión Europea y Asia. 

La oficialización del arancel llegó casi dos meses despuÚs de  que el Departamento de Comercio de Estados Unidos ratificara el  arancel y la Argentina advirtió que denunciaría esta medida ante  la Organización Mundial del Comercio (OMC).

Con la confirmación en el Boletín Oficial de la gestión de  Donald Trump, los aranceles para el combustible argentino en base  a aceite de soja se ubicarán en un rango de entre 71,45 por ciento  y un 72,28 por ciento.

“El Departamento de Comercio determinó que la Argentina está  otorgando subsidios injustos a sus productores de biodiÚsel”,  aseguró en su momento la oficina oficial del Gobierno de los  Estados Unidos, a cargo de Wilbur Ross.

Agencias internacionales recordaron que en agosto el  Departamento había fijado aranceles preliminares para compensar  los subsidios de un 50,29 por ciento a un 64,17 por ciento para el biodiésel de Argentina.

“Apreciamos que se esté trabajando sobre estos subsidios  injustos, así podemos resolver este obstáculo particular para el  crecimiento sostenido de la industria doméstica”, afirmó el jefe  de operaciones de la NBB, Doug Whitehead, en un comunicado.

El 90 por ciento de las exportaciones de biodiésel argentino  tenía como destino el mercado estadounidense en operaciones por  entre 1.100 y 1.200 millones de dólares anuales, que los productores esperaban llevar este año a los 1.500 millones.  

Argentina rechaza otra acusación de las empresas  estadounidenses de que su biodiésel se vende a precios demasiado  bajos y que eso motiva las tasas antidumping.