Las tarifas de luz en Capital  Federal y Conurbano subieron hasta 2.800% desde 2016,  un hecho “inédito” que se dio en un contexto en el cual persisten  los cortes “masivos” de energía, alertó el presidente de Defensa  de Usuarios y Consumidores (DEUCO), Pedro Bussetti.

Respecto del kilovatio por hora, estimó que los aumentos más  marcados, en su mayoría, fueron para los usuarios que menos  consumen.

“Las cuatro primeras categorías, que consumen hasta 500  kilovatios por mes, son las más castigadas y es en la que más usuarios hay”, calculó. 

Bussetti resaltó, de ese modo, que las facturas de luz  tuvieron un ajuste de hasta “un 2.800% desde 2016 en Capital  Federal y el Conurbano”, y puntualizó que en algunos casos, los usuarios pasaron “de pagar $200 a más de $5.600” en tan sólo dos años.

“Es inédito en la historia argentina de los Servicios Públicos  de Energía Eléctrica que una gestión haya implementado aumentos  en los valores que componen la factura de los usuarios de  electricidad, en los porcentajes que ha aplicado el Ministerio de  Energía de la Nación”, apuntó.

Además, cuestionó: “Siempre tenemos cortes masivos que tienen  que ver con falta de mantenimiento e inversiones por parte de  EDENOR y, especialmente, EDESUR”.

“Los valores del cargo fijo, tanto para Edenor como para  Edesur, se han incrementado en el período considerado entre un  600% y hasta un 10.800%”, fustigó.

Bussetti analizó que se deberían aplicar multas “para que  revierta a los usuarios, como hizo el ministro de Planificación  en 2013, cuando hubo cortes en Navidad”.

Recordó que, en ese entonces, “hubo sanciones que llegaban  hasta 900 pesos para el usuario con un corte de más de 48 horas”.

Según su consideración, los problemas con el suministro  eléctrico se dan por falta de inversiones y falta de control del  ENRE”.

“Si hubiera otra gestión, no solamente tendrían que  sancionarlos, sino quitarle la concesión”, criticó.