Tras el cambio en la meta de inflación para este año, la expectativa del mercado está puesta en la jornada del martes, cuando el Banco Central deberá definir la tasa de política monetaria, hoy ubicada en 28,75%.

Ese nivel fue el que el comité del BCRA eligió mantener el 26 de diciembre pasado, al entender que la suba de precios de noviembre no dejaba margen para relajarlas. Así, tras la suba luego de las elecciones el Central acumula más de dos meses con una mayor dureza en su política monetaria.

El martes será la primera vez que la entidad presidida por Federico Sturzenegger tendrá en sus manos la definición sobre la tasa de pases a siete días luego de que el Ejecutivo revisara desde el 12% anterior al 15% la suba de precios prevista para el 2018.

Lo cierto es que entre los analistas se espera una reducción en línea con esta modificación al alza en las metas y con la corrección que tuvieron las Lebac en el mercado secundario, en donde el rendimiento cayó hasta más de 300 puntos básicos para el caso de la letra más larga y explicó parte del salto del dólar de la última semana.

Sturzenegger deberá evaluar el impacto de los tarifazos y la disparada del dólar

En ese sentido, la cotización de la divisa podría ser un limitante para Sturzenegger a la hora de definir qué hacer con la política monetaria, junto con un recalentamiento en las expectativas de inflación que ya están previendo los economistas ante el nuevo valor del billete verde, los anuncios de subas en regulados y la propia decisión de relajar las metas para este año.

Para Federico Furiase del estudio Eco/Go, "no hay margen desde el punto de vista discursivo" para bajar la tasa de referencia, por lo que "será clave que el comunicado deje en claro que el Central tiene la libertad de eventualmente volver a subirla, si las expectativas se mantienen por arriba de la meta del 15%".

"En la Argentina hay que tener en cuenta que la baja de tasas pasa de ser expansiva a contractiva cuando presiona en el dólar", reforzó el economista.

En tanto, Amilcar Collante del Centro de Estudios Económicos del Sur dijo que "creo que la tasa va a bajar un cuarto de punto", ya que "si Sturzenegger la baja abruptamente puede quedar muy desdibujado y muestre que le dieron el brazo a torcer definitivamente", por lo que probablemente opte "por una baja marginal y simbólica".

La corrección de las metas de inflación se produjo luego de que la Casa Rosada hiciera trascender su malestar con el presidente del BCRA por el elevado nivel de tasas, que amenazaba con abortar el proceso de recuperación económica del 2017.

Desde entonces los rumores de un cambio en el edificio de la calle Reconquista asolaron a la city, aunque Sturzenegger siguió el juego y aclaró a sus colaboradores que no va a renunciar, según publicaciones periodísticas.

En ese marco, tanto Collante como Furiase coinciden en que "nadie sabe qué va a pasar" y que "no está claro lo que va a hacer" el martes.

En caso de que haya una baja abrupta de 200 puntos básicos para alinear la tasa de pases con la de la Lebac "corta" del mercado secundario, sería interpretado como un triunfo del "ala política" del Gobierno, que viene presionando por ese recorte. Si en cambio la mantiene, será una señal de mayor fortaleza, interpretan los operadores del mercado.

"Si baja mucho la tasa de pases, habrá que ver lo que sucede con el dólar. El valor actual está en línea con la tasa de 27% de las Lebac", advirtió Collante.

"El BCRA tiene que convencer al mercado de que tiene el control de la tasa de interés o de lo contrario seguirá la presión en el dólar spot y futuro y con el desarme de posiciones en bonos a tasa fija contra los atados por CER", concluyó Furiase.