Las terminales automotrices volvieron a mostrar mermas en su producción durante noviembre con una baja interanual del 3,7%. Una de las explicaciones fue el retroceso de las exportaciones del 11,2%, explicado por el déficit comercial con Brasil. Aunque el informe de la Asociación de Fábricas de Automotores (ADEFA) destacó que las ventas a concesionarias crecieron en el mismo período un 26% frente a igual mes del año pasado.

"En noviembre la producción nacional de vehículos fue de 45.228 unidades, un 3,1% más respecto de octubre y un 3,7% menos en su comparación con el desempeño del mismo mes del año pasado", destacó ADEFA.

La falta de recuperación del sector automotor profundizó las preocupaciones entre los industriales porque si bien crece el mercado interno, crece la crisis de los autos producidos en la Argentina. De este modo, la cadena de valor -que moviliza a distintos sectores metalmecánicos- teme la continuidad de la baja utilización de la capacidad instalada ante la incertidumbre de la actividad económica de Brasil.

Sucede que el año próximo, el gigante del Mercosur tendrá elecciones presidenciales y a contramano de las presunciones, el consumo interno es una incertidumbre por la falta de definiciones sobre el futuro institucional del país, señalaron fuentes de la UIA que siguen de cerca la actividad en Brasil.

Según los datos de ADEFA, las exportaciones totales ascendieron a 19.122 vehículos, equivalentes a una merma de 9,7% respecto a octubre, y 11,2% por debajo de volumen registrado en noviembre de 2016. Mientras que las ventas mayoristas sumaron en noviembre 78.631 unidades, con una suba de 5,7% frente al mes anterior y 26% arriba en la comparación con noviembre del año pasado, con una fuerte presencia de vehículos importados.

En base a estos números, entre enero y noviembre la producción nacional suma 438.878 unidades, con una suba de 1,4% respecto a los 432.689 vehículos que se fabricaron en el mismo período del año anterior.