Los precandidatos a presidente Alberto Fernández ( Frente de Todos) y Roberto Lavagna ( Consenso Federal) coincidieron en plantearle al FMI la "necesidad de reformular el acuerdo" firmado con el gobierno de Mauricio Macri para "cambiar los plazos de pago de la deuda".

Mientras en Osaka, Japón, en el marco de la cumbre del G-20, Macri tenía programada una reunión con la jefa del FMI, Christine Lagarde, en Buenos Aires, el director del Departamento del Hemisferio Occidental del Fondo, Alejandro Werner, se reunió con Fernández y Lavagna, por separado, en plena campaña electoral.

Fernández planteó al FMI "reformular los acuerdos" del gobierno con el organismo internacional de crédito y agregó que, en caso de ganar las elecciones, buscará "estabilizar la economía para poder crecer y pagar nuestras deudas".

"Le transmití al FMI nuestra disposición a reformular los acuerdos sin exigirle más esfuerzos a nuestro pueblo", afirmó Fernández en un comunicado, tras reunirse en sus oficinas porteñas de la calle México con Werner, un argentino nacido en Córdoba que desarrolló gran parte de su vida personal y profesional en México (donde incluso fue viceministro de Hacienda), país en el que su familia debió exiliarse durante la última dictadura.

El ex jefe de Gabinete del kirchnerismo sostuvo que el Gobierno de Macri "no cumplió con el propósito de reducir la deuda y la inflación, recuperar el crecimiento, generar empleo y combatir la pobreza".

También detalló que le dijo a Werner que le preocupa "la situación creada por las políticas y la ineficiencia del Gobierno" y además "le he puesto de relieve lo mucho que me llama la atención la complacencia del FMI ante resultados tan negativos".

“Me llama la atención la complacencia del FMI ante resultados tan negativos” del gobierno

A su turno, Roberto Lavagna y su compañero de fórmula, el gobernador salteño Juan Manuel Urtubey, se reunieron con Werner y el representante residente del organismo en la Argentina, Trevor Alleyne, a quienes expusieron la necesidad de "reformular los plazos de pago de la deuda" y señalaron que el Fondo sabe que la Argentina "no tiene capacidad de pago".

Al evaluar la reunión, el precandidato presidencial de Consenso Federal señaló que fue "constructiva" porque "se dejaron en claro algunos puntos" al tiempo que remarcó que "no se puede hacer política económica en Argentina, ignorando nuestra situación de estancamiento tan prolongado".

"El FMI tiene la lógica de los programas recesivos con los que normalmente trabajan. Nosotros defendemos la de poner en marcha esta economía, que lleva ya ocho años, 32 trimestres, en situación de estancamiento", detalló Lavagna a través de un comunicado, en el que aclaró que "esas dos lógicas pueden coincidir en ciertos objetivos: los antiinflacionarios y del equilibrio fiscal. Pero por caminos totalmente distintos".

El mandatario salteño pidió "mejorar la calidad institucional del país", insistiendo en "la necesidad de acuerdo en Argentina, de políticas de consenso, de la modificación del funcionamiento del Jefe de Gabinete y del Gabinete de ministros. Eso va a ayudar, desde la política, a que gran parte del problema empiece a caminar por programas económicos sustentables".

Ver más productos

Macri planea resolver la transición por decreto

Macri planea resolver la transición por decreto

El Vaticano contra “la manipulación de la religión”

El Vaticano contra “la manipulación de la religión”

Ver más productos