La implantación de 1,35 millones de hectáreas de trigo se concretó en la zona núcleo, la mayor superficie de los últimos 16 años, y el 75% del cultivo crece en un estado de "muy bueno a excelente". Así lo consignó en su informe semanal la Guía Estratégica para el Agro (GEA) de la Bolsa de Comercio de Rosario, mientras que los técnicos señalaron que las lluvias "garantizan seguir creciendo con condiciones óptimas".

"El cultivo de trigo sigue dando las mejores noticias. Esta semana se terminó una siembra histórica. Sin perder ningún lote en el camino por problemas de excesos o falta de agua, se concretaron 1,35 millones de hectáreas, la mayor superficie en los últimos 16 años", sostuvieron en GEA.

Para los especialistas, "el trigo deja de lado su rol de cultivo relegado, pasa al frente y retoma los niveles de siembra de 1999 a 2001".

En aquel entonces, los trigos promediaban unos 25 quintales, el potencial es de casi 20 quintales más, "por ello, se espera una producción de 5,8 millones de toneladas", en la zona núcleo, parte de Córdoba, Santa Fe y Buenos Aires.

"La campaña tiene todo para ser un nuevo récord productivo. Las implantaciones fueron mejores que las de los dos años anteriores", aseguran.

Sin problemas de barro, se logró establecer un mayor número de plantas por metro. Ese es un factor muy importante para que el 75% del trigo esté en condiciones excelentes a muy buenas. El 27% de los cuadros entra en macollaje, el 44% le sigue en etapa de foliación y el resto emerge", indicaron.

También expresaron que "no hay limitaciones de agua. En algunas zonas, se necesitaban unos 10 a 15 mm para mantener el ritmo de crecimiento, más allá de que las reservas son adecuadas en profundidad".