El Gobierno colocó hoy 49.275  millones de pesos en Letras del Tesoro (Letes) y otros dos títulos similares por 1.000 millones de dólares, informó el Ministerio de Finanzas.

En las Letes adjudicadas en pesos el precio de corte fue de $1.002,5 pesos por cada 1.000, que representa una tasa nominal anual de 25,46% y una tasa efectiva anual de 27,09%, considerando un pago al vencimiento de $1.130,14 por cada valor nominal de mil.

Las Letes en pesos tienen un plazo de 182 días, con vencimiento el 14 de septiembre próximo, y se recibieron órdenes por 60.440 millones, de los cuales se adjudicaron 49.200 millones.

También se adjudicaron 500 millones de dólares en Letes, a 182 días de plazo, con vencimiento el 14 de septiembre de 2018 y se recibieron órdenes por 1.362 millones de dólares. El precio de corte fue de 985,99 dólares por cada 1.000, lo cual representa una tasa nominal anual de 2,85%.

El ministerio informó que “debido a que el monto de órdenes en el tramo no competitivo fue mayor al 50% de la colocación, de acuerdo a las normas de procedimiento, se aplicó un factor de prorrateo de 84,19% al tramo no competitivo y para las órdenes al precio de corte del tramo competitivo se aplicó un factor de prorrateo de 74,10%".

Se colocaron también Letes por otros 500 millones de las Letras del Tesoro en Dólares Estadounidenses a 343 días, con vencimiento el 22 de febrero de 2019.

Por estos títulos se recibieron órdenes por u$s698 millones, y la adjudicación tuvo un precio de corte de 967,81 dólares por cada 1.000 de valor nominal que representó una tasa nominal anual de 3,54%.

Para las órdenes al precio de corte del tramo competitivo se aplicó un factor de prorrateo de 37,01%.

Como lo había anticipado BAE Negocios, el titular de la cartera, Luis Caputo, debió subir la tasa de las Letras en moneda extranjera a corto plazo luego del avance en el rendimiento de los bonos del Tesoro estadounidense. El cambio de clima en el exterior se reflejó en la reducción del monto ofertado, que solía estar varias veces por arriba de la adjudicación pero desde febrero apenas llegó a compensar lo que necesitaba el Ejecutivo.