El Gobierno aprovechó nuevamente el apetito por los activos locales, en un mundo de tasas bajas, para colocar tres bonos en euros por 2.750 millones, incluyendo por primera vez una emisión a 30 años. De esta forma, continúa financiando el déficit fiscal con más deuda.

Tras recibir ofertas por un total de 11.500 millones de euros, tomó 1.000 millones a 5 años a una tasa de 3,375%; otros 1.000 millones a 10 años y una tasa de 5,250%; y 750 millones con vencimiento en 30 años y una tasa de 6,250 por ciento.

Según anunció el Gobierno, esta será la última emisión internacional que realizará este año, en el que ya lleva emitidos bonos en dólares por u$s10.100 millones, 400 millones en francos suizos y ahora otros 2.750 millones en euros.

La colocación se produce después de un road show realizado por el secretario de Finanzas, Santiago Bausili, y el jefe de asesores del Ministerio de Hacienda, Guido Sandleris, esta semana en Londres y Fráncfort, donde se reunieron con más de 65 inversores institucionales.

Además llega luego del triunfo de Cambiemos en las elecciones legislativas y a tres días de que la calificadora S&P le subiera la nota a la deuda a largo plazo del país.

De la operación, finalmente, participaron 375 fondos de inversión de distintos países del Viejo Continente.

“El apoyo que ha recibido el Gobierno del Presidente Mauricio Macri, manifestado por los primeros mandatarios europeos, se ve reflejado en el interés por participar en esta transacción de inversores de diversos orígenes, incluyendo Alemania, Austria, Bélgica, Dinamarca, España, Finlandia, Francia, Holanda, Irlanda, Italia, Noruega, Portugal, Reino Unido, Suecia y Suiza, entre otros”, destacaron en un comunicado enviado ayer por el Ministerio de Finanzas.

Si se compara la emisión de ayer con la colocación en euros que el Gobierno realizó el año pasado resulta que por el bono de más corto plazo pagó la misma tasa que en 2016, mientras que logró reducirla en el caso del título a 10 años, ya que en por un bono de la misma duración había convalidado un retorno del 5,375 por ciento.

“El Gobierno aprovecha la ventana de tiempo a favor que le dan las bajas tasas de la curva de rendimientos de los bonos del Tesoro de USA (el primer eslabón de nuestro costo financiero) frente al gradualismo que tiene la Fed en el retiro de los estímulos monetarios (ahora asegurado con la nominación de Powell como sucesor de Yellen en la Fed) y la compresión de spreads de los bonos locales para colocar deuda a largo plazo y financiar el gradualismo fiscal que necesita para seguir construyendo capital político”, señaló Federico Furiase, economista director de Eco Go/Estudio Bein.

“Con respecto a emitir en euros, el Gobierno hace bien en diversificar la exposición a la deuda en dólares en un contexto donde la Fed va más rápido en el retiro de los estímulos monetarios que el Banco Central Europeo”, agregó. Los colocadores ayer fueron los bancos Citi, Santander y BBVA.

  • S&P mejoró la nota de Buenos Aires

La calificadora internacional Standard & Poor’s decidió elevar la nota crediticia de la provincia de Buenos Aires, a raíz de haber “demostrado compromiso con la planificación financiera de mediano y largo plazo”.

S&P mejoró la calificación de riesgo en escala global de la provincia de B a B+, suba de un escalón, con perspectiva estable, al tiempo que también aumentó la calificación en escala nacional de raA a raAA, mejora de tres escalones.

La calificadora destaca que la principal provincia del país ha demostrado compromiso con la planificación financiera de mediano y largo plazo.