El Gobierno ya entró en contacto con fondos de doce países que pretenden invertir en la primera tanda de obras construidas mediante los contratos de Participación Público Privada (PPP). Se trata de los 2.800 kilómetros de autopistas y 4.000 de rutas, cuyos anteproyectos de pliegos están disponibles en la web y ya despertaron el interés de inversores alemanes, estadounidenses, coreanos, chinos, indios, italianos, ingleses, mexicanos, brasileños, españoles, turcos y franceses, de acuerdo a fuentes del ministerio de Transporte.

La cartera conducida por Guillermo Dietrich informó ayer en conjunto con el ministerio de Finanzas que ya se puede consultar el formulario por internet para que las empresas puedan ver el modelo de contratación de los primeros seis proyectos que se licitarán bajo esta mecanismo, al que apuesta el Ejecutivo para incrementar el nivel de obra pública con un menor esfuerzo fiscal y que ya lleva varios años de implementación en países como Brasil, Chile o España.

El borrador de contrato difundido establece que esta primera tanda de PPP tendrán una duración de quince años, con pagos trimestrales por parte del Gobierno, con período de gracia, y sujeto al otorgamiento de certificados luego de alcanzar hitos de avance de obras.

Asimismo, el contratista PPP tendrá un plazo promedio de entre 4 a 5 años para la ejecución de las obras principales.

En ese sentido, el privado tendrá un plazo de 6 a 12 meses para encontrar financiación con una o varias entidades.

El documento detalla los mecanismos para canalizar la recaudación de las diferentes fuentes de fondeo para afrontar todos los pagos a los inversores privados y que será a través de fideicomisos, como por ejemplo el Sisvial, fondeado con la recaudación de impuesto al gasoil.

El resumen especifica aspectos como el pago a los contratistas y la remuneración de las inversiones; en qué plazos se deben ejecutar las obras; qué inversiones se remuneran en pesos y cuáles se repagan en dólares; la protección ante la variación del tipo de cambio, tanto a favor del Estado como del privado según corresponda, así como las diferentes garantías que deberán integrar los inversores durante la vida del contrato, entre otras cuestiones.

El Gobierno apuesta a captar 16.700 millones de dólares para la construcción de 7.000 rutas y autopistas, en el marco de las obras a cargo del ministerio de Transporte, de los que u$s12.572 millones se esperan desembolsar entre 2018 y 2021 y los restantes u$s4.172 millones en los siguientes 11 años.

En los primeros cuatro años de implementación el Ejecutivo aspira a sumar un total de u$s26.000 millones mediante PPP en caminos, ferrocarriles, Energía y minería, Agua, saneamiento y vivienda, y Salud, justicia y educación.

Esta primera tanda lanzada por Transporte incluirá las mejoras o transformación en autopistas de tramos de las rutas 3, 226, 5, 7, 33, 9, 11, 34, 193, 205 y las autopistas Richieri, Ezeiza-Cañuelas, y Rosario-Córdoba, entre otras.

Luego, en las etapas II y III se sumarán las rutas 8, 36, 158, 188, 12, 16, 34, 7, 20, 40, entre otras, los puentes Paraná-Santa Fe y Chaco-Corrientes, y la autopista Parque.

  • Electricidad, construcción de cárceles y hospitales, en 2018

Junto con el borrador de los contratos para la inversión en rutas, el Gobierno difundió el cronograma para el lanzamiento de los contratos de PPP en otras áreas.

Para el primer trimestre del año que viene quedaron las licitaciones de cárceles, transmisión eléctrica, ferrocarriles y hospitales, mientras que en Agua, saneamiento y vivienda se impulsarán obras de riego, tratamiento de lodos y plantas depuradoras en el AMBA y Gran Rosario.

En el segundo trimestre, se lanzará una licitación para recambiar las luminarias LED del alumbrado público, acueductos, cloacas en Tucumán, y 15.000 casas en el marco del programa de desarrollo de vivienda.

En el tercero, puentes sobre el río Paraná y mejoras de logística en Transporte, y la ampliación de una planta potabilizadora en la ciudad de Santa Fe.