A tan sólo dos ruedas de las elecciones legislativas el dólar quebró la calma con la que venía operando y, empujado por una mayor demanda por parte de bancos, empresas e inversores, trepó 10 centavos.

Pese a que el mercado ha venido demostrando que apuesta por un triunfo de Cambiemos tanto a nivel nacional como en la provincia de Buenos Aires el próximo domingo, una fuerte -según operadores sorpresiva- demanda de cobertura ayer hizo subir el valor del tipo de cambio.

Según señaló Gustavo Quintana, de PR Corredores de Cambio, importantes órdenes de compra dominaron la jornada de ayer, “impulsando un salto inesperado en la cotización”.

El dólar mayorista alcanzó ayer los $17,45, 10 centavos por encima del cierre del miércoles, mientras que en las pizarras la divisa estadounidense cerró a un promedio de $17,723.

“Hay que tener en cuenta que queda solo un día hábil para quien quiera comprar la divisa, aunque en un marco político muy diferente a las anteriores de las PASO, donde el BCRA había vendido cerca de 2.000 millones de dólares, con un techo de $17,90 para el billete”, indicó Fernando Izzo, director de ABC Mercado de Cambio.

El volumen total operado en el mercado de cambios ayer fue de 684 millones de dólares, lo que significó un incremento del 25% respecto del miércoles y el monto negociado más alto en lo que va del mes.

“El fuerte volumen negociado en la fecha otorga cierta consistencia a la suba de hoy (por ayer) que ha vuelto a colocar el nivel del dólar en valores muy próximos a los más altos de octubre”, agregó Quintana.

En el mercado de futuros de dó- lar, el 39% de las operaciones se concentraron en el contrato para fin de mes, a un valor de $17,58, con una tasa de 22,66% nominal anual. El plazo más largo operado fue diciembre, a $18,25, con una tasa de 22,92 por ciento. Los precios subieron en todos los plazos en un promedio de 8 centavos.

La suba del dólar ayer, y la fuerte demanda de bancos, empresas e inversores, sorprendió a los operadores, que preveían una semana tranquila en base a la estabilidad que venía mostrando la cotización de la divisa en los últimos días y el optimismo respecto a un posible triunfo del oficialismo en las elecciones del domingo.

Desde el equipo de Research de Puente afirman que “actualmente los precios de los activos estarían descontando una rotunda victoria de Cambiemos a nivel nacional, y una diferencia de entre 2 y 4 puntos porcentuales sobre Unidad Ciudadana en Provincia de Buenos Aires”.

Los bonos en dólares también acompañaron la suba del billete, con avances en sus cotizaciones de hasta 0,6% entre las emisiones de más largo plazo, lo que generó una nueva caída en el riesgo país argentino.

Según destacó el economista Gustavo Ber, los títulos públicos en dólares continúan firmes “aún tras acumular también fuertes apreciaciones, ya que despiertan expectativa los próximos upgrade de las calificadoras de riesgo, los cuales actuarían como driver para encarar una compresión de spreads adicional - de unos 100 puntos básicoscamino a la siguiente escala, Brasil”.

A pesar de la suba del dólar, la tasa interbancaria (call money) trepó un 2,94%, a 26,25% para los bancos de primera línea, lo que refleja una mayor demanda de pesos por parte de las entidades financieras.

En tanto, el rendimiento de las Lebac en el mercado secundario se mantuvo ayer levemente por debajo de la licitación del martes para todos los plazos. La tasa de la letra con vencimiento más próximo (26 días) se ubicó en el 26,30%, 20 puntos básicos por debajo de la subasta primaria, mientras que el retorno de los títulos a 2018 se situó en torno al 27,25 por ciento.

  • El BCRA relevará bancos como “cliente incógnito”

El Banco Central comenzará a verificar a partir del próximo lunes si los bancos cumplen con las medidas para fomentar la bancarización y el uso de medios electrónicos mediante la asistencia de personal de la entidad a distintas sucursales bancarias bajo el sistema de “cliente incógnito”.

Según explicó el Central en un comunicado, los relevamientos se realizarán con la intervención de personal del organismo monetario, “mediante la asistencia a dependencias de las entidades financieras o haciendo uso de los canales electró- nicos empleados por las mismas para incorporar clientes, prestar sus servicios, o comunicarse con su clientela o el público en general”.

Las tareas que se desarrollarán bajo esta modalidad tienen por finalidad recolectar información para lograr un mejor diagnóstico del estado de situación en cuanto a las materias objeto del relevamiento y no forma parte de los procesos de supervisión, explicó el BCRA.