La Junta Directiva cumplió con las advertencias y manifestó su "preocupación por la fuerte caída del nivel de actividad industrial". "La baja generalizada en las ventas, el aumento de los costos energéticos, las elevadas tasas de interés derivadas de una política monetaria sumamente contractiva y los retrasos en la cadena de pagos dan forma a una coyuntura compleja", señaló un comunicado de prensa.

Hubo críticas por todos los sectores y regiones, con un clima de "pesadumbre" en muchos de los representantes federales. "El uso de la capacidad instalada en el 56% es muy llamativa porque es el dato más claro de la política anti industrial del Gobierno", le dijo a BAE Negocios el salteño José Urtubey.

La suba de la tasa de interés que llegó a la AFIP para las deudas significó un golpe de gracia para muchas pymes. Por eso reclamaron "rever lo dispuesto por la Resolución 50/2019 del Ministerio de Hacienda, que elevó sustancialmente los intereses resarcitorios y punitorios que la AFIP cobra por demoras en el pago de deudas impositivas, aduaneras y de la seguridad social, afectando el capital de trabajo de las empresas, particularmente las pymes".

Como anticipó este diario, la Junta salió al cruce del cambio de reglas de juego en Vaca Muerta, no sólo por la inseguridad jurídica que afectó a Techint sino también por la ruptura de la cadena de valor que estaba activa gracias al complejo gasífero. " Adimra planteó su preocupación por la interpretación de la resolución 46/17 del ex Ministerio de Energía, poniendo de relieve la necesidad de sostener en el tiempo criterios preestablecidos. La previsibilidad en la implementación de las políticas públicas potenciará el desarrollo de la industria nacional, bajando el costo energético a partir de un recurso estratégico como el shale gas", sostuvo el comunicado.