Después de un largo recorrido y lucha de los gremios para frenar la finalización de la moratoria previsional, el Gobierno confirmó la extensión para las mujeres mayores de 60 años que quieren acceder a una jubilación y no tienen todos sus aportes regularizados.El plazo vencía el próximo 23 de julio según el cronograma de Anses, pero decidieron prorrogarlo por tres años.

En los próximos días se conocerán los detalles de la decisión a través del Boletín Oficial. Esta nueva moratoria abarca a las mujeres que tengan entre 60 y 64 años de edad al 23 de julio de 2022 y que no alcancen la cantidad de años de aportes previsionales requerida. Por otra parte, al evaluar la situación socioeconómica que se realiza entre la Anses y la AFIP, se les da la opción de cancelar su deuda en un plan de hasta 60 cuotas para obtener el beneficio jubilatorio. 

Las moratorias previsionales, también conocidas como "jubilaciones de amas de casa" se basan en dos leyes: Ley 24.476 (modificada en 2005) y Ley 26.970 (de 2014). Esta abarca el periodo que va desde 1955 a 2003 desde los 18 años de edad. Es así, que los interesados pueden notificar deudas desde un período anterior al 2003 y luego sumar todos los aportes realizados. 

Existen otras moratorias vigentes, como la  Ley 24.476 que rige para los períodos entre 1955 y 1993 y la Ley 25.994 para personas que hayan cumplido la edad jubilatoria hasta el 2004. Las nuevas medidas permitieron a unos 3,5 millones de personas acceder a una jubilación mínima durante los últimos años.

Por su parte, el Gobierno le ofrece a aquellas personas que no tienen aportes a accede a la Pensión Universal para el Adulto Mayor (PUAM) que se implementó a través de la Ley de Reparación Histórica. Esta nueva pensió rige a partir de los 65 años para ambos sexos, sin necesidad de ningún tipo de aportes pero con un beneficio del 80% del haber mínimo. Para poder acceder a esta pensión se requiere no recibir ningún otro tipo de prestación como las pensiones por viudez.

El Instituto para el Desarrollo Social Argentino (IDESA) mostró en su último informe que el gasto previsional an la Argentina supera el 10% del PBI. El total de jubilados y pensionados nacionales ronda los 5,7 millones, de los cuales unos 3,5 millones tienen una moratoria.