En términos nominales el déficit fiscal de los primeros once meses de este año fue casi idéntico respecto al mismo lapso del año pasado, aunque el peso en el producto bruto cayó 0,7%. De la mano de los recortes en subsidios y con el aporte extraordinario del blanqueo de capitales, el Gobierno se encamina a cumplir con la meta de reducción de déficit fiscal ya que faltando sólo diciembre, aún tiene un margen de casi 1,5 puntos del PBI para cubrir el objetivo fiscal de este año.

De acuerdo a los datos fiscales de noviembre publicados ayer por Hacienda, durante ese mes el déficit primario tuvo un aumento de 132%, aunque ese porcentaje no muestra la influencia que tuvo la recaudación del sinceramiento fiscal en el mismo mes del año pasado. Descontaminando la muestra y descartando esa entrada de fondos por única vez, los ingresos habrían aumentado 29,2% por lo que la variación real entre el desequilibrio de noviembre del año pasado y el actual es casi idéntico. A nivel acumulado en lo que va del año los números son similares: la variación del déficit primario es 0%, publicó Hacienda.

Para Gabriel Caamaño, de la consultora Ledesma, una parte del sobrecumplimiento de la meta de déficit está explicada en un cambio metodológico de la gestión de Nicolás Dujovne, por la cual contabiliza las rentas del Fondo de Garantía de Sustentabilidad entre los ingresos. "Eso explica aproximadamente un 0,3% del PBI de los ingresos, mientras que el aporte del blanqueo representa 0,4% más", proyectó Caamaño respecto al resultado final del año. Según sus estimaciones, la meta será sobrecumplida y quedará en torno del 4% del producto. Para diciembre, de todas formas, Caamaño prevé que el nivel de gasto subirá por cuestiones estacionales. "Diciembre tiene un aporte proporcional al gasto mayor a otros meses, principalmente por el pago de aguinaldos", explicó.

Los subsidios económicos fueron el rubro del gasto que más cayó en lo que va del año: 21% en términos nominales, lo que por efecto inflacionario significa entonces una reducción mayor.

Los intereses de deuda sumaron en los primeros once meses del año 194.407 millones de pesos, lo que representa un aumento de 83% contra el año pasado. El aumento se da por el mayor pago de servicios de la deuda tomada en los últimos dos años. Este incremento hizo que el déficit financiero suba, entonces 23% hasta 478.942 millones de pesos, equivalente al 4,7% del producto bruto. Los intereses de la deuda (que durante 2017 acumularon 194.407 millones), son equivalentes al 10,75% de los ingresos del Estado, una de las mediciones de la sustentabilidad del endeudamiento del país.