Tras haber sobrecumplido la meta de déficit primario el año pasado, el Gobierno espera que este año el ahorro en subsidios por un equivalente al 0,6% del producto bruto prepare el terreno para cubrir la meta fiscal de este año, en el que además contará con otros ingresos extraordinarios del revalúo fiscal y el aporte de 20.000 millones de pesos por parte del Banco Nación. De acuerdo a lo que esperan en Hacienda, la dinámica del déficit financiero, que incluye en la cuenta los intereses de deuda, tendría este año un movimiento más estable respecto al año pasado, en que aumentó 0,6% del PBI su peso en el desequilibrio de las cuentas públicas.

Tras dar a conocer el resultado fiscal de diciembre, el ministro de Hacienda Nicolás Dujovne anunció el sobrecumplimiento de la meta final de 2017 con un margen de 0,3%, ya que mientras el objetivo oficial era que el desequilibrio primario llegue a 4,2% del PBI, finalmente lo terminó haciendo por 3,9%. En términos anuales, los ingresos se incrementaron 23% mientras que los gastos lo hicieron en 22%. El resultado primario fue finalmente de 404.142 millones de pesos de déficit, lo que representó en términos nominales un incremento de 18%. El resultado financiero, por su parte, creció 32% hasta los 629.050 millones, por la presión de los intereses de deuda, que sufrieron un incremento de 71% hasta los 224.907 millones. Según explicó Dujovne durante la conferencia de prensa de ayer, "el déficit financiero es el que no podemos controlar a diferencia del primario, y tiene algunas variables como por ejemplo el tipo de cambio sobre la deuda que cotiza en dólares con lo cual es más volátil. Pero para bajar el costo de los intereses nosotros tenemos que hacer es bajar rápidamente el déficit primario", explicó el ministro.

El año pasado, el peso de los intereses de deuda crecieron desde 1,6% del producto bruto hacia 2,2%. De acuerdo a lo que estiman fuentes de Hacienda, este año ese peso relativo se mantendrá estable más allá de que el Gobierno nacional buscará financiamiento durante el año por una cifra cercana a los 30.000 millones de dólares para cubrir el déficit primario.

Considerando el déficit total, entonces, tal como publicó la consultora Ecolatina, "trepó a 6,1% del PBI, es decir 0,2 puntos por arriba de lo obtenido en 2016 (-5,9% del PBI). Los intereses crecieron 0,6 puntos interanualmente, al pasar de 1,6% en 2016 a 2,2% en 2017". "Las medidas graduales adoptadas por el gobierno están generando un cambio en la composición del déficit financiero: baja el rojo primario, pero sube el pago de intereses", explicó un reporte de la consultora.

Para este año el Gobierno confía, por un lado, en que la reducción de subsidios alcance una magnitud equivalente a 0,6% del producto bruto, que los gastos de capital que antes realizaba el Estado sean reemplazados con el aporte del programa de Participación Público Privada y que la cuenta de intereses de la deuda se mantenga estable.