El Ministerio de Hacienda se encuentra negociando con las autoridades del Banco Nación, que depende de la cartera de Finanzas, el giro de $20.000 millones de utilidades de la entidad al Tesoro nacional, confirmaron a BAE Negocios fuentes d la cartera de Hacienda. Según pudo saber este diario, aún no está definido si el monto se transferirá en cuotas o en un solo pago.

El tema se resolverá en los próximos días, de acuerdo a las altas fuentes consultadas, provenientes de Hacienda y de la presidencia del Nación, los dos sectores involucrados.

Este “aporte” del banco más grande del país a las arcas estatales había sido incluido en el Presupuesto 2018 y generado rispideces entre el titular del Nación, Javier González Fraga, y su vice de aquél entonces, Enrique Vaquié. Fraga se oponía a la operación porque entendía que la medida descapitalizaba a la entidad, en tanto el mendocino había logrado alinear al resto del directorio para apoyar la iniciativa ideada por el Ejecutivo.

Finalmente Vaquié fue reemplazado por el ex titular de la Aduana, Juan José Gómez Centurión, pero la ley de leyes se aprobó con este artículo que modifica la carta orgánica del Nación, a pesar del rechazo inicial por parte de González Fraga.

Es que en los artículos 95 y 96 del Presupuesto aprobado a finales del año pasado, se dispuso la reducción en $20.000 millones del capital social del banco público, para transferir esa suma al Tesoro, y que de las utilidades “líquidas y realizadas que resulten al cierre del ejercicio una vez efectuadas las amortizaciones y deducidos los castigos provisionales y previsionales se destinará el porcentaje que fije la autoridad competente para el fondo de reserva legal; el porcentaje que establezca el directorio que no podrá superar el 20% al Tesoro; y el remanente a aumentar el capital y a los demás fines que determine el directorio”.

Es decir que a partir de ahora el directorio tiene la potestad para definir un aporte al Tesoro que saldrá de las utilidades obtenidas por la entidad, siempre y cuando no superen el 20% de las mismas. Antes del cambio, no estaba explicitada la posibilidad de hacer estos aportes a las arcas del Ejecutivo.

Lo cierto es que quienes criticaban esta medida consideraban que el banco se descapitalizaba. Por el contrario, los que la defienden plantean que el Nación tiene liquidez excedente y un capital social de 90.000 millones, por lo que esta transferencia está lejos de poner en riesgo su sustentabilidad. Es que la entidad capta los depó- sitos de todo el sector público y puede utilizar esos fondos para colocarlos por ejemplo en Lebac, lo cual le permite ir capitalizándose, argumentan los conocedores del sistema financiero.

“No afecta nuestra solvencia”, aseguró González Fraga al respecto, luego del cambio de directorio.

Por lo pronto, los funcionarios de Hacienda y del banco público definirán en los próximos días el mecanismo por el cual se llevará adelante esta transferencia de $20.000 millones, la cual podría ser en un pago de una sola vez o en cuotas.