Según el IET, la inflación de los trabajadores trepó en septiembre al 5,5% y alcanzó su mayor nivel del año. Así, en lo que va de 2019 acumuló 37,7% y la comparación interanual arrojó 53,5%. "La inflación de septiembre fue completamente generalizada. El 78% de los 327 rubros medidos tuvo subas mayores al 3%", destacó el instituto impulsado por la Umet. Los aumentos más importantes se dieron en Salud (9,7%), por las prepagas y los medicamentos; Equipamiento y mantenimiento del hogar (9,3%), por electrodomésticos y productos de limpieza; y Alimentos y bebidas (6,7%). En este último caso, se sintió con fuerza el traslado a precios de la devaluación. En particular en las carnes, que subieron 11%. Un dato que despierta preocupación por su importancia en la dieta básica y porque es uno de los bienes que más pesa dentro del IPC del Indec.