En el profundo deterioro laboral de noviembre, la industria, el comercio, la construcción y el transporte fueron sectores que más empleo destruyeron. Como ocurre desde que asumió Mauricio Macri, a la cabeza de las caídas se ubicó la industria: en noviembre expulsó 10.900 trabajadores; en un año, 61.800; desde el cambio de Gobierno, 125.000. En el comercio, que vio desplomar su actividad 17% interanual en aquel mes, se perdieron 9.800 puestos contra octubre y 30.800 en doce meses. La construcción, afectada por el parate de la obra pública y las altas tasas, cesanteó 4.300 obreros en el mes y 18.800 en un año. Mientras que en el transporte hubo 2.800 empleos menos durante noviembre y 12.400 menos que en el mismo mes de 2017. Actividades inmobiliarias y empresariales, Hoteles y restaurantes e Intermediación financiera fueron las otras ramas que cayeron.